¿Por qué demasiada fibra es mala para ti?

La mayoría de los estadounidenses consumen sólo 15 gramos de fibra dietética al día, pero para una buena salud, la Harvard School of Public Health recomienda comer entre 20 y 30 gramos de fibra al día. Encontrada naturalmente en frijoles, granos enteros, frutas y verduras, la fibra se ha demostrado que reduce el riesgo de enfermedades del corazón, reduce el colesterol y previene la diabetes tipo 2, de acuerdo con University of Maryland Medical Center. Mientras que la fibra ofrece beneficios para la salud multitudinarios, la exageración de esta puede conducir a efectos secundarios incómodos y complicaciones más graves.

Pérdida de nutrientes

De acuerdo con la University of Arizona Cooperative Extensión, el consumo de 50 o más gramos de fibra por día puede interferir con la capacidad del cuerpo para absorber los minerales como el hierro, el magnesio, el calcio y el zinc. Demasiada fibra puede causar que los alimentos pasen a través de tu tracto digestivo tan rápido que no hay tiempo suficiente para que los minerales y vitaminas sean absorbidos a través de las paredes intestinales.

Diarrea y estreñimiento

El consumo excesivo de fibra puede causar diarrea. El consumo excesivo de fibra en un corto periodo de tiempo también puede causar estreñimiento. Cuando tienes una evacuación intestinal menos de tres veces a la semana, tienes estreñimiento. Puedes experimentar dolor al pasar las heces o puedes ser incapaz de tener una evacuación intestinal después de pujar durante más de 10 minutos.

Gas, calambres abdominales y distensión abdominal

Un ataque repentino de alimentos ricos en fibra pueden influir negativamente en tu salud intestinal causando gases, calambres abdominales y distensión abdominal. Gas, también conocido como flatulencia, es aire en tu intestino que sale a través del recto. El dolor abdominal es el malestar que se produce en cualquier lugar de tu abdomen entre el pecho y la ingle. La distensión abdominal es una condición en la que el abdomen se siente incómodamente lleno y apretado y puede lucir hinchado.

Interacciones de medicamentos

La fibra puede reducir la eficacia y los niveles sanguíneos de los medicamentos antidepresivos tricíclicos. Por lo tanto, si tomas estos medicamentos, consulta a tu médico antes de incluir más fibra en tu dieta o tomar suplementos de fibra. Los suplementos de fibra pueden interferir con la absorción de algunos medicamentos para la diabetes como gliburida y metformina. Si tienes diabetes, habla con tu médico antes de usar suplementos de fibra. No tomes estos al mismo tiempo que tus medicamentos, informa la University of Maryland Medical Center.

Medidas preventivas

Puedes prevenir los efectos secundarios de consumir una gran cantidad de fibra, manteniendo un par de cosas en mente. Poco a poco aumenta tu consumo de fibra durante un período de tiempo para darle tiempo a tu tracto digestivo para adaptarse al cambio. El agua ayuda a que la fibra se mueva fácilmente a través de tu sistema digestivo. El objetivo es consumir al menos ocho vasos de líquidos al día, sugiere University of Arizona Cooperative Extension.

Más galerías de fotos



Escrito por mala srivastava | Traducido por maría j. caballero