Cómo dejar de ser quisquilloso con la comida

Aunque ser quisquilloso para comer se asocia generalmente con bebés y niños pequeños, muchos adultos también tienen dificultades para comer una dieta variada llena de alimentos de cada grupo de alimentos. Si te has dado cuenta de tu problema para comer y quieres hacer cambios, ya has dado el primer paso para mejorar tu salud. Los adultos caprichosos a menudo tienen deficiencias en nutrientes esenciales porque evitan muchos de los alimentos que proporcionan las vitaminas y minerales que necesitan. Hacer algunos cambios en la forma de preparar y servir la comida podría ser todo lo que necesitas para ampliar tu paladar y descubrir nuevos alimentos que te gustan.

Nivel de dificultad:
Difícil

Instrucciones

  1. Come con otras personas. Muchos adultos se sienten avergonzados por su capricho para comer y es más probable que, al menos, intenten algo que no creen que les gustará si sus amigos y familiares están observando, de acuerdo con Linda Piette, autor de "Just Two More Bites!: Helping Picky Eaters Say Yes to Food". Pide algo nuevo en el menú cuando comas en un restaurante o sírvete algo nuevo cuando comas en la casa de alguien.

  2. Añade un nuevo alimento a tu dieta cada semana. La mayoría de los adultos quisquillosos para comer evitan ciertos alimentos por su textura o la apariencia en lugar de la forma en que realmente saben. Comienza por tomar un bocado y aumenta gradualmente hasta comer toda una porción del alimento. Si descubres que disfrutas el sabor de la comida, la exposición repetida podría ayudarte a superar tus aversiones a la textura. Continúa agregando un alimento nuevo cada semana y con el tiempo, es muy probable que encuentres más alimentos que estás dispuesto a comer.

  3. Come tres bocados antes de darle la espalda en un alimento. Di a ti mismo que si todavía no te gusta la comida después de tres bocados, puedes parar de comerla. Debido a que puede tomar más de un bocado decidir si te gusta el sabor de un alimento determinado, tomar tres es una forma de ayudar a encontrar nuevos alimentos que estás dispuesto a comer.

  4. Combina los alimentos que no te gustan con los que disfrutas. Si no te gusta la leche, trata de añadir un chorrito de jarabe de chocolate bajo en azúcar a tu vaso. Si omites ciertas frutas, intenta mezclarlas con yogur bajo en grasa. Cuando estás comiendo algo que sabes que te gusta, es más probable que aceptes alimentos que no puedes disfrutar. Podrías descubrir que hay muchos más alimentos que te gustan cuando se combinan con otros ingredientes en lugar de comerlos solos.

Consejos y advertencias

  • Si conoces a otro adulto quisquilloso con la comida, une fuerzas para superar tus hábitos alimenticios. Pueden prestarse apoyo mutuamente y animarse el uno al otro a seguir intentándolo.
  • No hay que esperar que superes tu capricho para comer de la noche a la mañana. Encontrar alimentos que te gustan toma tiempo y puede que no disfrutes todo lo que intentas.
  • Si estás preocupado por tu capricho para comer o tienes una reacción física como náuseas, cuando comes alimentos que no te gustan, consulta a tu médico. Puedes beneficiarse de la terapia, que tu médico puede ayudarte a obtener.

Más galerías de fotos



Escrito por sara ipatenco | Traducido por maría j. caballero