Cómo dejar de tener pies hediondos

El mal olor de los pies se produce por la transpiración, una mala higiene de los pies o ambas. El calzado que uses puede contribuir al problema. Una condición llamada hiperhidrosis plantar, o transpiración excesiva de los pies, también puede contribuir al mal olor de los pies. Abordar los temas de la transpiración e higiene de los pies generalmente es todo lo que se necesita para resolver este problema.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • 2 pares de zapatos
  • Calcetines sintéticos
  • Jabón antibacteriano
  • Talco para pies o maicena
  • Saquitos de té o vinagre

Instrucciones

    Controlar el mal olor

  1. Mantén tus pies limpios y secos. Lávalos a diario con un jabón antibacteriano, frotando todo el pie y entre los dedos. Seca bien tus pies después de haberlos lavado y rocíalos con un poco de maicena o de talco para pies.

  2. Elije zapatos hechos de materiales como red, cuero o lona. Estos materiales permiten que circule más aire dentro de tu calzado y dejan que tus pies "respiren". Evita los zapatos de plástico y los calcetines de nailon, ya que estos materiales no permiten que los pies respiren.

  3. Invierte en por los menos dos pares de zapatos y alterna su uso. La American Academy of Podiatric Practice Management, or AAPPM (según sus siglas en inglés), recomienda dejar que los zapatos se sequen por lo menos 24 horas entre uso y uso. Bota los zapatos que tengan un mal olor persistente.

  4. La AAPPM recomienda que sumerjas tus pies en agua con una infusión de té negro o una solución de vinagre y agua. Sumerge los pies en la solución durante por lo menos 30 minutos una vez al día durante una semana para reducir la cantidad de bacterias que producen el hedor de tus pies.

    Controlar la transpiración

  1. Usa calcetines con mezcla sintética que repele la humedad mientras tus pies transpiran. Los calcetines atléticos que repelen la humedad generalmente son una buena opción para mantener tus pies secos. Cámbiate frecuentemente de calcetines -por lo menos una vez por día- y cada vez que estén húmedos.

  2. Si tienes un problema persistente de transpiración de los pies, ten en cuenta la posibilidad de usar una máquina de iontoforesis para controlar la hiperhidrosis. La máquina envía una suave corriente eléctrica a través de la piel para ayudar a refrenar la transpiración. Según la International Hyperhidrosis Society, una máquina de iontoforesis es la manera más efectiva de tratar los pies que transpiran en exceso.

  3. Si tienes un problema constante con el mal olor o la transpiración de los pies, consulta a tu médico o a tu pediatra para realizar una evaluación que determine la causa y te recomienden un plan de tratamiento adecuado. Las opciones de tratamiento para la hiperhidrosis plantar severa incluyen procedimientos de bloqueo de nervios e inyecciones de toxina botulínica (Botox).

Consejos y advertencias

  • Siempre debes usar calcetines limpios y secos con tus zapatos para absorber la humedad de tus pies, lo que puede ayudar a prevenir malos olores.
  • Fíjate si tienes signos de infección en tus pies. Los síntomas de infecciones fúngicas incluyen parches de piel seca y roja en las plantas o en los dedos de los pies. La queratólisis punctata, una infección bacteriana que puede ocurrir cuando los pies transpiran mucho, puede causar hoyos blancos sensibles y que provocan picazón en las plantas de los pies. Consulta a tu médico si tienes estos u otros síntomas, como picazón, peladura, hinchazón de los pies o fiebre.

Más galerías de fotos



Escrito por diana rodriguez | Traducido por irene cudich