¿Cómo dejar de pelar y arrancar la piel de los dedos en torno a las uñas?

Pellizcar, arrancar y descamar la piel de los dedos puede ser un hábito involuntario o un comportamiento consciente en el que se suele caer cuando las personas están estresadas o molestas. Lo que parece ser una conducta inofensiva, llega en algunos casos a convertirse en un problema médico. Las heridas abiertas en los dedos recogen bacterias con facilidad, por lo que corren riesgo de infectarse. Este tipo de hábitos pueden estar inculcados profundamente en tus conexiones neuronales, por lo que son difíciles de detener. Un poco de persistencia y mucho apoyo pueden contribuir a terminar con este hábito.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Necesitarás

  • Guantes
  • Vendajes
  • Bandas protectoras para uñas mordidas

Instrucciones

  1. Usa barreras físicas que hagan que sea más difícil pellizcar la piel en torno a tus dedos. Ponte guantes durante las horas en que eres propenso a caer dentro de este hábito compulsivo o colócate vendajes tipo curita en los dedos si los guantes entorpecen tus actividades normales como cocinar o escribir. Compra una solución de venta libre para la prevención de las uñas mordidas -estos productos suelen tener muy mal sabor- que puedas aplicar en dedos y uñas para poco a poco desalentarte a hacerlo, si tiendes a usar los dientes para remover trozos de piel y uñas.

  2. Lleva un diario que detalle tus sentimientos relacionados con la ansiedad, la depresión y el autoestima, y en conjunto con estos escritos, anota las horas en las que te das cuenta de que estás volviendo al habito de lastimar tus dedos. Psychology Today en línea explica que muchos de los comportamientos compulsivos son provocados por la ansiedad y otras emociones negativas. Considera la posibilidad de hablar con un consejero para mejorar tu salud emocional y avanzar en la lucha por detener tus conductas compulsivas.

  3. Mantente ocupado para mejorar el control sobre ti mismo. KidsHealth de Nemours sugiere que trates de distraerte cuando te des cuenta que estás cayendo en un mal hábito. Levántate y camina, participa en una actividad que requiera el uso de las manos o charla un rato con un amigo. El aburrimiento también puede disparar muchos malos hábitos como es pelar la piel de los dedos.

Más galerías de fotos



Escrito por erica roth | Traducido por pei pei