Cómo dejar de morderse la piel alrededor de las uñas

Si bien morderse las uñas tiene mala reputación como hábito nervioso y es antihigiénico, morderse la piel alrededor de las uñas es igual de malo. Morderse padrastros y cutículas no sólo deja los dedos lastimados y sangrando, sino que también pueden comenzar a infectarse. Si estás cansado de esconder las manos de los estragos de tu masticación constante, algunas técnicas para la modificación de la conducta pueden ser todo lo necesario para dejar las mordidas para siempre.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Crema para cutícula
  • Disuasorio contra la mordida de uñas
  • Cortapieles
  • Vendas

Instrucciones

  1. Aplica un puntito de crema para la cutícula en la base de cada una de tus uñas. Masajea la crema sobre tus cutículas y extiéndela a los costados de tus dedos. Vuelve a aplicar la crema por lo menos una vez al día para eliminar los padrastros y calmar la piel irritada.

  2. Aplica un disuasorio líquido contra la mordida de uñas cada mañana, pasa sobre uñas, cutículas y a lo largo de los lados de los dedos. Los disuasivos son líquidos que parecen un esmalte fino, pero que tienen un sabor desagradable. Cada vez que intentes morder tus cutículas, dejarás de hacerlo cuando pruebes la solución amarga.

  3. De ser posible, lleva un par pequeño de cortapieles contigo durante todo el día para poder quitar los padrastros antes de que te tiente morderlos. Simplemente corta la piel tan cerca como sea posible del dedo sin sangrar.

  4. Aplica vendajes sobre cualquier cutícula que esté excesivamente irritada. Esto les impedirá infectarse y te impedirá hacerte más daño al morderte. Utiliza tantas vendas como sea necesario hasta que superes las ganas de morderte las cutículas.

  5. Acude a una manicura profesional regularmente u opta por usar superposiciones de acrílico para que tus uñas y cutículas siempre se vean bien. Invertir tiempo y dinero en mantenerlas bien te puede ayudar a combatir las ganas de morderlas.

Consejos y advertencias

  • Lleva la botella de disuasivo y aplícalo cada vez que te laves las manos durante todo el día.
  • También puedes preguntarle a tus amigos y familiares que te ayuden en tu batalla contra las mordidas. Aunque puede ser molesto que te regañen, haz que te pidan que te detengas cada vez que se den cuenta que te morderás tus cutículas.

Más galerías de fotos



Escrito por kimberly johnson | Traducido por analia moranchel