Cómo dejar de ser intimidado

Los abusivos del patio del colegio tal vez no te siguen toda la vida, pero los efectos de sus acciones pueden ser de larga duración. Las víctimas de acoso escolar son más propensas a sufrir más adelante en la vida problemas de salud como trastornos mentales y desarrollar hábitos poco saludables como fumar, informan los científicos psicológos Dieter Wolke y William E. Copeland en el artículo de la Association for Psychological Science, "Far From Being Harmless, the Effects of Bullying Last Long Into Adulthood". Para ayudar a protegerte a ti mismo contra estos posibles problemas de salud, aprende a manejar a los matones mientras eres joven.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

  1. Dile al agresor que se detenga en lugar de quedarte tranquilo, sugiere el artículo de la "Anti-Defamation League", "10 Ways to Respond to Bullying". No grites sólo dilo con una voz calmada y asertiva. Incluso es posible que desees incluir un poco de broma o réplica para demostrar que no tienes miedo del abusivo. Por ejemplo, di: "yo no sabía que fuera tan popular entre ustedes chicos". Evita los insultos o injurias de respuesta, que podrían provocar al acosador.

  2. Confía en el lenguaje corporal para reforzar tus palabras. Si le dices al agresor que se detenga pero tu voz es temblorosa y tus ojos miran hacia abajo, el mensaje perderá su efectividad. Mantén el contacto visual, habla con una voz tranquila y usa el nombre del acosador cuando hablas sugiere el "licensed social worker Signe Whitson" en el artículo de "Psychology Today", "7 Skills for Teaching Your Child to Stand-Up to Bullies".

  3. Escapa de la situación antes de que tenga la oportunidad de intensificarse. Sólo aléjate del acosador si continúa lanzándote insultos, sugiere el artículo de "HelpGuide", "Deal with a Bully & Overcome Bullying". No tienes que correr, a menos que exista una posibilidad efectiva de violencia física en cuyo caso deberás protegerte, mientras pones distancia entre tú y el agresor.

  4. Mantén tus emociones bajo control a lo largo de la situación. Si pierdes tu compostura, tu miedo y la ira se mostrarán a través de tus intentos de controlar tu lenguaje corporal. Por ejemplo, los nervios pueden estimularte a que corras en lugar de caminar de la situación, revelando tu verdadero temor hacia el acosador. Si te sientes ansioso o enojado, toma unas cuantas respiraciones lentas y profundas desde tu abdomen para calmarte.

  5. Dile a un adulto de confianza acerca de la situación, sobre todo si el agresor utiliza la violencia física. Los incidentes no reportados podrían hacer que el matón sienta que está bien continuar con el acoso en el futuro. No imagines esto como chismorreo. Imagina esto como ser lo suficientemente responsable como para proteger tus derechos y prevenir problemas futuros que puedan involucrarlos a ti y a tu acosador en problemas más grandes.

  6. Desarrolla un fuerte grupo social de apoyo. Los matones a menudo apuntan a las personas que están solas por lo que al tener un grupo cercano de amigos, limitas las posibilidades de intimidación futuras. Habla con los niños que parecen amistosos para atraerlos y únete a los clubes que se adapten a tus intereses. Hasta entonces, evita al acosador siempre que sea posible especialmente cuando estás solo y una figura de autoridad no esté a la vista.

Más galerías de fotos



Escrito por mitch reid | Traducido por jane laury