Cómo dejar ir a un hijo mayor

Cuando has invertido muchos años de cuidado protector y amoroso en un hijo, no siempre es fácil renunciar a ciertos comportamientos maternales. Cuando un hijo mayor llega al punto en que está listo para ser independiente, como padre, necesitas saber cómo dejarlo ir. Tienes que aprender a sentirte seguro sobre que ya hiciste tu parte y tu hijo está listo para entrar a la adultez; simplemente debes retirarte y dejar que expanda sus alas.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Instrucciones

  1. Acepta que sientes tristeza y duelo, aconseja el Dr. Carl Pickhadt en un articulo del sitio Psychology Today de 2012. Tu duelo probablemente comenzará en sus años adolescentes, cerca de los 13 años, pues a esa edad tu hijo se aleja de ti emocionalmente y ya no se comporta como un niño; puede pasar también que a la mitad de la adolescencia tu hijo comienza a tener más libertad y se vuelve más cercano a gente de su edad, o sucede cuando tu hijo esté listo para mudarse físicamente de la casa.

  2. Educa a tu hijo sobre seguridad. Cuando un adolescente comienza a conducir y a trabajar, y pasa más tiempo socializando que cuando era más pequeño, necesita información sobre cómo cuidarse y evitar peligros. Por ejemplo, una adolescente necesita entender que no debe salir sola tarde por la noche a lugares donde podría haber violencia; aunque no puedas proteger a tu hijo físicamente cada momento, educarlo e informarlo sobre los riesgos y peligros es una forma de protección que le puedes brindar al prepararte para dejarlo ir.

  3. Hazle saber a tu hijo que cuenta con tu amor y apoyo para que sepa que quieres seguir involucrándote y mucho en sus actividades y en su vida. Cuando lo dejas ir, tu posición cambia de ser guía a ser un mentor y consejero, dice Pickhardt. Si tu hijo tiene problemas o pierde su camino, necesitas dejar claro que estás disponible para aconsejarlo y apoyarlo cuando lo necesite.

  4. Retírate y observa a tu hijo desde afuera para dejarlo encontrar su equilibrio. Así como miraste a tu hijo dar sus primeros pasos en la infancia con una mezcla de emoción y preocupación, así también te sentirás cuando tu hijo de sus primeros pasos a la adultez.

  5. Sigue interesándote y estando disponible cuando tu hijo lo necesite. Resiste a la urgencia de llamarlo cuando apenas haya salido de casa para ir a la escuela o al trabajo; tu hijo seguirá llamándote o contactándote cuando se requiera. Cuando un adolescente comienza a experimentar la libertas de estar solo, puede que no sienta la necesidad o el deseo de hablar con sus padres frecuentemente; sin embargo, conforme crezca y se acostumbre a su nueva situación, puede cambiar. Ten en cuenta que también debes evitar la tentación de aconsejarlo si no te lo pide o si sientes que es absolutamente necesario.

Más galerías de fotos



Escrito por kathryn hatter | Traducido por diana i. almeida