Cómo dejar de fumar después de 30 años

Nunca es demasiado tarde para dejar de fumar. Incluso los fumadores de entre 40 y 50 años de edad pueden mejorar su salud y esperar vivir más dejando de fumar. Las claves del éxito son la preparación, el apoyo, la persistencia y, para muchas personas, la terapia de reemplazo de nicotina o medicamentos. Puede que no tengas éxito en el primer intento, o incluso en el quinto, pero eso no es razón para dejar de intentarlo.

Inténtalo repetidas veces

Los hombres que fuman pierden un promedio de 13,2 años de vida y las mujeres pierden 14,5 años, según datos de los Centers for Disease Control and Prevention. Si has fumado durante 30 años, es posible que hayas intentado dejar de hacerlo antes y no hayas podido. Incluso si lo intentaste, no mires esos intentos fallidos como una razón para seguir fumando. Debes saber que no estás solo. Sólo entre el 4 y el 7% de los fumadores tiene éxito en su intento de dejar de fumar sin medicamentos ni otro tipo de ayuda, según informa la American Cancer Society. Esa cifra aumenta a un 25% con las personas que usan medicamentos, como la vareniclina (Chantix) y el bupropion (Zyban), para dejar de fumar. Las personas que dejan de fumar cosechan beneficios significativos para la salud, incluso más adelante en sus vidas. Las personas que dejan de fumar a los 50 años de edad reducen a la mitad su riesgo de morir en los siguientes 15 años, en comparación con las personas que continúan fumando, según la American Cancer Society.

Prepárate para librarte de las bocanadas

El U.S. Department of Health and Human Services ofrece consejos sobre cómo prepararte para dejar de fumar. Escoge un día que esté relativamente libre de estrés y planea pasarlo donde no estés cerca de cigarrillos ni de personas que estén fumando. Permite que tus amigos y familiares sepan que vas a dejar de fumar para que puedan apoyarte. Deshazte de todo lo relacionado con el tabaquismo. Lava tu ropa y cortinas para deshacerte del olor a humo. Los viejos hábitos son difíciles de romper, por lo que no necesitas ningún indicio de tabaquismo cerca de ti. Puedes considerar hacer que limpien tus dientes manchados de humo como un incentivo para no encender un cigarrillo.

Apaga tu cigarrillo

Cuando llegue el día en que vas a empezar a dejar de fumar, mantente ocupado. Sal de tu casa y ve a un restaurante o a un cine libre de humo. Para tener apoyo, deja de fumar con un amigo o llama a una línea gratuita para dejar de fumar. Piensa en los beneficios para tu familia; eso es lo que convenció al Presidente Obama para dejar de fumar después de 30 años. Según la American Cancer Society, si buscas una terapia de grupo, asegúrate de que el programa dure por lo menos 2 semanas, con un mínimo de 4 sesiones de 15 a 30 minutos. Los programas cortos donde se reúnen con poca frecuencia son más propensos a fallar, especialmente para los fumadores de toda la vida.

Anula la nicotina

Uno de los retos más difíciles para las personas que intentan dejar de fumar es lidiar con la abstinencia de la nicotina. Entre un 80% y un 90% de los fumadores son adictos a ella, de acuerdo con el U.S. Department of Health and Human Services. Para combatir la irritabilidad, el insomnio y la depresión, las personas que quieren dejar de depender de la nicotina a menudo usan chicles, parches, inhaladores, aerosoles y pastillas para reemplazar la nicotina de los cigarrillos. La terapia de reemplazo de nicotina y los medicamentos recetados mejoran significativamente las posibilidades de dejar de fumar con éxito, según un informe del U.S. Department of Health and Human Services publicado en el 2008. Consulta a tu médico sobre si la terapia de reemplazo de nicotina o la medicación son una buena idea para ti. Las mujeres embarazadas y los adolescentes, por ejemplo, pueden no beneficiarse con estos métodos.

Más galerías de fotos



Escrito por rudy miller | Traducido por josé antonio palafox