¿Cuándo dejar de hacer ejercicio si estás embarazada?

Cuando estás embarazada, quieres hacer todo lo posible para proteger tu salud y la de tu bebé en desarrollo. Además de comer bien, descansar lo suficiente y mantenerte hidratada, el ejercicio es otro elemento esencial para un embarazo saludable. Pero con el tiempo, el vientre pesado y el dolor de espalda pueden hacer que el ejercicio sea demasiado difícil.

Ejercicio liviano

Aunque puede que tengas que arrastrarte fuera de la cama y renunciar a la siesta, encontrar tiempo para el ejercicio es importante para un embarazo saludable. Y, además, hacer que más sangre fluya con una sesión de ejercicios puede hacerte sentir muy bien y aumentar tus niveles de energía. Sin embargo, es muy importante recordar que es necesario hacer algunas modificaciones en los ejercicios durante el embarazo. Aunque el ejercicio es generalmente seguro durante el embarazo, habla con tu médico acerca de tus limitaciones específicas y cómo se pueden cambiar a medida que avanza el embarazo. Es importante que las madres eviten hacer ejercicios demasiado fuertes y empiecen con ejercicio ligero. Trata de caminar en lugar de correr, toma una clase de yoga prenatal, o ve a nadar. Evita sobre-calentarte, y no hagas ejercicio hasta el punto donde no puedas recuperar el aliento.

Cuándo parar

Durante los últimos tres meses de embarazo, el ejercicio puede llegar a ser demasiado difícil y demasiado incómodo. Si estás en reposo en cama, es probable que tengas que dejar de hacer ejercicio por completo. Pero si tienes un embarazo sano, es posible que sólo tengas que hacer más ajustes a los entrenamientos. A partir del segundo trimestre, no debes acostarte sobre la espalda, así que evita los ejercicios como posturas de yoga que requieren esta posición. A lo largo de todo el embarazo, evita participar en deportes en los que tu vientre podría ser golpeado con una pelota u otro objeto o deportes donde te puedes caer, como el esquí o montar a caballo.

Problemas de salud

Tu médico te puede recomendar no hacer ejercicio durante el embarazo si tienes un problema de salud o complicaciones del embarazo. Babycenter.com dice que las mujeres con riesgo de parto prematuro pueden tener que dejar de hacer ejercicio durante el embarazo. Las mujeres diagnosticadas con hipertensión inducida por el embarazo, problemas del corazón o de los pulmones, placenta previa o anomalías del cuello del útero pueden tener que dejar de hacer ejercicio tan pronto como se haga el diagnóstico y sus médicos les aconsejen no hacer ejercicio.

Signos de un problema

Si has estado haciendo ejercicio sin ningún tipo de problemas a lo largo de tu embarazo, debes prestar atención a las señales de advertencia que tu cuerpo puede darte para darle un descanso. Si muestras signos de trabajo de parto prematuro, por ejemplo, o contracciones repetidas, puede que tengas que dejar de hacer ejercicio. Si rompes fuente, presentas sangrado, náuseas, mareos o dolor en el área abdominal o vaginal, deja de hacer ejercicio y consulta con el médico. También debes dejar de hacer ejercicio y llamar al médico si sientes dificultad al respirar, desarrollas dolores de cabeza después de hacer ejercicio o tienes una sensación de dolor en el pecho.

Ejercicio durante un embarazo saludable

Si no tienes complicaciones durante el embarazo y no estás en riesgo de parto prematuro, está muy bien hacer ejercicio desde el día que veas la segunda línea en la prueba de embarazo hasta que tengas a tu bebé, siempre y cuando te sientas a la altura de las circunstancias. El ejercicio regular puede ayudar a mantenerte en forma y listo a tu cuerpo para las horas del trabajo de parto, y ayudarte a recuperar después del embarazo. Días antes de que tu bebé nazca, es posible que no te encuentres en condiciones de ir al gimnasio gimnasio, pero una caminata por el vecindario o parque local puede ayudar a mantener el flujo de sangre y la fatiga a raya.

Más galerías de fotos



Escrito por diana rodriguez | Traducido por mariana van der groef