Cómo dejar de comer azúcar para perder peso

Dos de cada tres adultos estadounidenses tienen sobrepeso o son obesos, y el gusto insaciable de la nación por lo dulce es parte de la culpa, de acuerdo con la Harvard School of Public Health. El estadounidense promedio consume veintidós cucharaditas de azúcar por día, el triple o cuádruple de las seis a nueve cucharaditas de té limite recomendado por la Asociación americana del corazón. Disminuir el consumo de azúcar ayudará a que pierdas peso y mejorará tu salud en general, pero a su vez hará difícil reducir los antojos, pero sé paciente y sigue intentándolo.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Instrucciones

  1. Bebe agua en lugar de refresco o jugo. El refresco promedio de 20 onzas (1 lbs) contiene la enorme cantidad de 15 a 18 cucharaditas de azúcar y 240 calorías, de acuerdo con la Harvard School of Public Health. Los jugos de frutas y las bebidas deportivas son igual de dulces, por lo que el agua es la opción más saludable. Si no puedes soportar el sabor del agua del grifo, aprieta un limón en un vaso de agua con gas para tener una bebida más refrescante.

  2. Come regularmente. Cuando salteas comidas, tu nivel de azúcar en sangre cae y aumenta la necesidad de ingerir alimentos con contenido azucarado, según la University of California. Mantén tus niveles de azúcar estables ingiriendo una pequeña comida o merienda cada tres o cuatro horas. Combina proteínas con cereales integrales para mantener tu estómago lleno y evitar comer en exceso más tarde. Por ejemplo, es posible comer una manzana con mantequilla de maní o un huevo sobre una tostada de grano entero.

  3. Satisface tu gusto por lo dulce con los azúcares naturales. En lugar de comer una barra de chocolate, toma una manzana en su lugar. La fruta es muy rica en vitaminas y minerales esenciales y está endulzada con un azúcar natural llamada fructosa. Puede tomar tiempo, pero al final tu paladar se ajustará al sabor de la comida real.

  4. Saltea el café de la mañana. La cafeína en el café y el té se mezclan con el azúcar en la sangre, según dice la Universidad de California, dejando vulnerable a los caprichos de tu gusto por lo dulce. Bebe café descafeinado o té de hierbas en su lugar.

  5. Únete con algún amigo o familiar. Dejar el azúcar puede ser increíblemente difícil, y las posibilidades de éxito son mayores si tienes un poco de responsabilidad. Pídele a un ser querido que te acompañe en tu plan de alimentación saludable y viaje hacia la de pérdida de peso. Mantén un diario de alimentos e intercámbialo con tu amigo para que alguien más sepa si tienes un desliz y comes un pedazo de pastel. La culpa puede ser un poderoso motivador para seguir con una dieta libre de azúcar.

Consejos y advertencias

  • Los viajes para bajar de peso son a menudo cargados de emociones y sentimientos difíciles. Considera compartir tu viaje con un terapeuta que pueda sugerir técnicas para lidiar con los antojos y angustia emocional por comer.

Más galerías de fotos



Escrito por carolyn robbins | Traducido por jose fortunato