Cuándo dejar de usar un asiento de seguridad para niño

Una de las principales causas de muerte y lesiones en los niños son los accidentes automovilísticos, de acuerdo con Medline Plus. La Ley de los Estados Unidos establece que todos los niños de menos de 40 libras deben estar en un asiento de seguridad apropiado mientras viajan en automóvil. Sin embargo, los asientos de seguridad no son tan eficaces como deberían si se usan incorrectamente o no están diseñados para la altura y el peso actual de tu hijo. Debes trasladar a tu hijo de un asiento para bebé a un asiento más grande antes de que el primero le quede chico.

Fundamentos de los asientos para niños

Un asiento para niños, también conocido como asiento de cubo, es uno que puede ser colocado dentro y fuera de un vehículo con facilidad. La mayoría tienen una base que se mantiene unida al vehículo para que sea más fácil mover al bebé dentro y fuera, ya que sólo necesitas trabar el asiento en ella cada vez que entras al automóvil. Las sillas para bebé están diseñadas exclusivamente para ir mirando hacia atrás y no se pueden girar hacia el frente en ningún momento.

Altura y peso

Las sillas para bebé se pueden utilizar desde el nacimiento hasta que el niño cumple con los límites de altura y peso. La mayoría de los asientos para niño se pueden utilizar hasta que este llega a pesar entre 22 y 35 libras, dependiendo del fabricante. También tienen límites de altura, por lo general oscilan entre 29 y 32 pulgadas. Es el momento de comprar un nuevo asiento tan pronto como tu hijo cumple con la altura o peso límite para el asiento actual. Consulta el manual del propietario si no estás seguro de los límites de tu asiento.

Asientos convertibles

Un asiento de seguridad convertible puede utilizarse en lugar de un asiento de seguridad infantil o puede ser la próxima compra que realices cuando el bebé sobrepasa los límites de su asiento actual. Los asientos convertibles pueden ubicarse mirando ya sea hacia adelante o hacia atrás, dependiendo de la altura y el peso del niño en ese momento. La American Academy of Pediatrics recomienda que los padres mantengan a los niños mirando hacia atrás el mayor tiempo posible, por lo menos hasta la edad de 2 años, ya que un niño menor de 2 años es un 75 por ciento menos probable que muera cuando está ubicado en una posición orientada hacia atrás. Un asiento convertible es ideal si no tienes un asiento de cubo para tu bebé, si no necesitas mover el asiento de seguridad entre vehículos a menudo o si tienes un presupuesto limitado y no quieres comprar un asiento para bebé que usarás sólo por unos meses.

Otras preocupaciones

Todos los asientos deben cumplir con ciertas normas de seguridad antes de que puedan venderse, sin importar el precio, así que un asiento de US$200 no es ni más ni menos seguro que un asiento que cuesta U$$50. Compra un asiento convertible con el mayor límite de uso hacia atrás que esté dentro de tu presupuesto, para mantener a tu hijo mirando hacia la parte trasera el mayor tiempo posible. Los asientos de automóviles convertibles protegen a los niños de hasta por lo menos 40 libras, y algunos asientos convertibles y asientos elevados incluso tienen límites tan altos como 80 libras cuando están mirando hacia el frente.

Más galerías de fotos



Escrito por amanda rumble | Traducido por mar bradshaw