Deita después de una cirugía de riñón

Los riñones son órganos emparejados que mantienen tu sangre químicamente limpia y equilibrada. Cada día, cuelan el agua y desechan alrededor de unos 200 cuartos (189 litros) de sangre, según el National Kidney and Urologic Diseases Information Clearinghouse. Los tuyos se pueden reemplazar por riñones sanos si tienes enfermedad del riñón, que reduce su capacidad de funcionar. También podrías requerir cirugía para la extirpación de los tumores cancerosos. Comer adecuadamente después de una cirugía de riñón puede acelerar la cicatrización y tu bienestar general.

Consideraciones

Cuando los riñones no funcionan correctamente, el médico podría sugerir limitar ciertos alimentos y nutrientes, como fósforo y alimentos salados, proteína o fluidos. Ya no se aplican las restricciones dietéticas después de la cirugía de trasplante del riñón. Debido a tu renovada libertad para consumir una variedad de alimentos junto con la creciente hambre causada por medicamentos como la prednisona, el aumento de peso es un problema común entre los pacientes de trasplante, según la Cleveland Clinic. Después del tratamiento quirúrgico para el cáncer de riñón, podrías experimentar los problemas opuestos, como disminución del apetito y pérdida de peso involuntaria. En ambos casos, una dieta nutritiva y equilibrada que promueva un peso saludable es importante.

Pautas


Para aliviar el estreñimiento asociado con la quimioterapia, bebe abundante cantidad de líquido y fibra.

Una dieta sana después de la cirugía renal debe proporcionar alimentos sanos de todos los grupos de nutrientes vitales, incluyendo hidratos de carbono complejos, proteína magra y grasas saludables. Después de un trasplante de riñón, tu cuerpo comenzará a reconstruir la masa ósea perdida durante la insuficiencia renal. Como resultado, los huesos pueden usar más fósforo, que es importante para la resistencia ósea y puede hacer que los niveles de fósforo en la sangre disminuyan mucho. Para evitar este riesgo, consume alimentos ricos en fósforo, como leche, cereales integrales y alimentos ricos en proteínas, como carne, pescado, huevos, nueces y legumbres. Para administrar la pérdida del apetito y otras complicaciones del tratamiento del cáncer, el National Cancer Institute recomienda consumir alimentos líquidos, como batidos de proteínas, cuando los alimentos sólidos no te gusten y comer comidas pequeñas y frecuentes en lugar de una o dos comidas grandes diariamente. Para aliviar el estreñimiento asociado con la quimioterapia, bebe abundante cantidad de líquido y fibra.

Alimentos óptimos


Las variedades particularmente ricas en antioxidantes incluyen bayas, cítricos, vegetales de hojas verdes y brócoli.

Las frutas y las verduras son las principales fuentes de antioxidantes, como el betacaroteno, que apoya la capacidad del cuerpo para resistir las infecciones y sanar adecuadamente después de la cirugía. Las variedades particularmente ricas en antioxidantes incluyen bayas, cítricos, vegetales de hojas verdes y brócoli. Para obtener energía, fibra y fósforo, consume hidratos de carbono complejos, como panes y pastas integrales, arroz, cebada, avena y papas. Los alimentos ricos en proteína promueven la fuerza física, reparan los tejidos y la función inmune. Las fuentes nutritivas incluyen productos lácteos bajos en grasa, pollo sin piel, frijoles, lentejas, tofu y claras de huevo. Para obtener grasas saludables, que proporcionan energía y ayudan al cuerpo a absorber el antioxidante de la vitamina E y otros nutrientes solubles en grasa, consume nueces, semillas, aceite de oliva, aceite de canola, aguacate y pescados grasos, como salmón, caballa y fletán. Si tienes dificultad para consumir alimentos sólidos, el NCI recomienda triturarlos. En lugar de consumir carne, por ejemplo, el puré cocido con carne picada con salsa o sopa de caldo.

Sugerencias


Si tienes dificultad para ceñirte a tu plan de dieta, discute la necesidad potencial de tomar suplementos con tu médico o dietista.

Trabajar con un nutriólogo puede ayudar a asegurar que tus necesidades de nutrientes y calorías a lo largo de tu recuperación queden satisfechas. Si tienes dificultad para ceñirte a tu plan de dieta, discute la necesidad potencial de tomar suplementos con tu médico o dietista. No tomes suplementos por tu cuenta, sin embargo, porque la excesiva ingesta de vitaminas puede dañar tu salud, según la National Kidney Association. Consumir ciertos nutrientes en exceso, como vitamina C, puede interferir con la función renal. Si aumenta el apetito, come alimentos equilibrados que contengan proteínas y alimentos ricos en fibra, como frutas, vegetales y cereales integrales. Estos alimentos llenan más que los alimentos refinados y procesados, como caramelos, dulces y papas fritas.

Más galerías de fotos



Escrito por august mclaughlin | Traducido por maria gloria garcia menendez