Definición de estilo de vida saludable

Un estilo de vida saludable te deja en forma, energético y reduce el riesgo de enfermedad, en base a las decisiones que tomes acerca de tus hábitos diarios. Una buena nutrición, el ejercicio diario y dormir lo suficiente son las bases para la continuación de una buena salud. Controlar el estrés de una manera positiva, en lugar de fumar o beber alcohol, reduce el desgaste de tu cuerpo a nivel hormonal. Para una vida más larga y más cómoda, trata de armar tu plan para un estilo de vida saludable y vivir conforme a él.

Comer


La dieta debe contener granos sobre todo integrales, frutas, verduras y productos lácteos sin grasa o bajos en grasa.

Tu sistema cardiovascular, músculo-esquelético, inmunológico y otros sistemas de tu organismo dependen de un suministro continuo de nutrientes para alimentar el crecimiento celular y el metabolismo. Para llegar a las decenas de formas esenciales de proteínas, vitaminas, carbohidratos, minerales y grasas, necesitas comer una dieta variada. De acuerdo con las directrices establecidas por el U.S. Department of Agriculture, tu dieta debe contener granos sobre todo integrales, frutas, verduras y productos lácteos sin grasa o bajos en grasa. Consumir carnes magras como el pollo y el pavo, junto con legumbres, huevos y frutos secos saludables. Debes limitar el tamaño de las porciones en las comidas para controlar tu peso y el riesgo de enfermedades cardiovasculares y otras, a través de tu estilo de vida.

Ejercicio


El ejercicio es fundamental para una vida sana.

Las calorías acompañan los nutrientes en los alimentos, y si no gastas todas ganarás peso. Tener exceso de peso aumenta el riesgo de enfermedades, como los ataques cardíacos, la diabetes tipo 2 y el cáncer. Tu estilo de vida debe soportar un peso saludable constante, de modo que debes permanecer activo todos los días. El U.S. Department of Health and Human Services delineó las directrices aptitud física para los estadounidenses, y estas directrices se centran en ejercicios de fortalecimiento muscular, como levantamiento de pesas, junto con ejercicios aeróbicos, como caminar o correr. Las directrices sugieren trabajar hacia la meta de completar 150 horas de ejercicio a la semana, aunque los adultos inactivos deben llegar a esta meta gradualmente bajo la supervisión de su médico. También se debe incluir un ejercicio como el yoga para mejorar la flexibilidad.

Dormir


Dormir ayuda a reponer tu cuerpo.

El metabolismo diario perpetúa el declive y rejuvenecimiento del tejido celular, y la autorreparación del cuerpo se lleva a cabo cuando se está dormido. La consolidación de la memoria y de la regulación del apetito también se producen durante este tiempo de actividad física reducida. La National Sleep Foundation considera siete a nueve horas de sueño cada noche como criterio para un estilo de vida saludable.

Cómo reducir el estrés


Reducir el estrés.

Tu cuerpo responde al estrés todos los días con una liberación de hormonas que te prepara para reaccionar. Si no alivias este estado a través de la relajación, los efectos se acumulan y pueden causar dolor muscular, dolores de cabeza, trastornos del sueño y otros síntomas. Un estilo de vida que incluye el control regular de la tensión rompe este ciclo antes de que pueda pasar a niveles poco saludables. El U.S. Department of Health and Human Services sugiere limitar algunas de tus actividades para dedicarle tiempo a la relajación. Logra la liberación física a través de estiramientos, masaje, yoga o un ejercicio agradable. Conéctate con amigos y familiares para aliviar las presiones mentales, y tómate un tiempo para leer, seguir una afición o experimentar otra actividad que te haga sentir bien.

Más galerías de fotos



Escrito por nancy clarke | Traducido por javier enrique rojahelis busto