Definición de ejercicio moderado

El ejercicio cardiovascular es una buena manera de mejorar tu aptitud física y tu salud general. Para lograr los beneficios positivos del ejercicio, debes ser capaz de medir adecuadamente tu intensidad de entrenamiento. Los ejercicios de intensidad más baja, como caminar, son ideales para quemar grasa. El ejercicio moderadamente intenso, como trotar, es grandioso para construir aptitud física cardiovascular. El ejercicio de alta intensidad, como correr, es efectivo para entrenamiento más específico.

Medir la intensidad

Aunque es difícil definir el ritmo cardíaco ideal para el ejercicio, hay algunas reglas generales. El ejercicio de intensidad ligera mantendrá tu ritmo cardíaco por debajo del 50 por ciento de tu ritmo cardíaco máximo. La intensidad moderada mantendrá tu ritmo cardíaco entre el 50 y 70 por ciento del ritmo cardíaco máximo. Y el ejercicio de intensidad alta mantendrá tu ritmo cardíaco al 70 y 85 por ciento de tu ritmo cardíaco máximo. Para determinar tu ritmo cardíaco máximo (en latidos por minuto), resta tu edad de 220. Una persona de 40 años, por ejemplo, medirá su ritmo cardíaco máximo como 180 (220 - 50 = 180) latidos por minuto.

Ejercicios para intensidad moderada

Muchos ejercicios pueden realizarse efectivamente a intensidad moderada; buenos ejemplos incluyen aeróbicos acuáticos, excursionismo en una superficie plana, caminar a paso ligero y tenis doble. La mejor manera para garantizar que estás usando una intensidad moderada es asegurarte de estar trabajando a un ritmo en el que podrías hablar pero no cantar. Esta prueba del habla te ayudará a mantener tu ejercicio a la intensidad adecuada.

Más galerías de fotos



Escrito por dr. peter nickless | Traducido por paula ximena cassiraga