Definición de alimentos procesados

En realidad, la necesidad fue la madre de la invención en lo que respecta a la innovación de los alimentos procesados. Si bien los métodos de preservación de los alimentos mejoran la capacidad de comer lo que se quiere en el momento en que se lo desea, también eliminan las fibras solubles y otros nutrientes naturales de los alimentos crudos, y aportan ingredientes que son potencialmente dañinos para la salud y el bienestar.

Definición legal


La FDA regula la industria alimentaria.

La ley federal de los Estados Unidos para alimentos, medicamentos y cosméticos en su sección 201, capítulo II (gg), define a los alimentos procesados como "cualquier alimento que no sea un producto agrícola crudo, e incluye cualquier materia prima agrícola cruda que haya sido sometida a algún tipo de procesamiento, por ejemplo enlatado, cocido, congelado, deshidratado o molido". Esta definición establece parámetros para que la Food and Drug Administration, o FDA, regule la calidad y la seguridad en la industria del procesamiento de alimentos.

Historia del procesamiento de alimentos


Los alimentos enlatados tienen una larga historia.

Alrededor de 500.000 años A.C., los hombres de Neanderthal descubrieron el fuego, y se dieron cuenta de que la carne cocida y ahumada duraba más que la carne cruda. El chef francés Nicolás Apert enlató alimentos a principios del siglo XIX. Los Estados Unidos patentaron el proceso en 1815, y la producción masiva de envases de hojalata comenzó en 1847. En 1861, Louis Pasteur descubrió que calentar los alimentos antes de sellarlos destruía los microorganismos dañinos; el proceso se conoció como "pasteurización". Las técnicas de secado por congelamiento se utilizaron a principios del siglo XX en Francia, seguidas de la invención realizada por un estadounidense en 1920, Clarence Birdseye, de un método de congelado intenso. La producción masiva de alimentos a través de los métodos modernos de procesamiento ha evolucionado desde la industrialización, que condujo a las fábricas y a las maquinarias refinadas, y los innovadores descubrimientos científicos en biotecnología. Los medios de transporte masivos y la invención de la refrigeración posibilitaron el envío de alimentos procesados a través de los continentes.

Beneficios


Los alimentos procesados pueden no contener nutrientes esenciales.

La reducción de las enfermedades constituye un beneficio importante del procesamiento de alimentos. Como los alimentos crudos pueden pudrirse o echarse a perder, es posible que se contaminen por hongos y bacterias que provocan enfermedades. Los métodos de procesamiento destruyen esos patógenos dañinos. Además, los alimentos procesados ofrecen variedad y conveniencia. Puedes disfrutar artículos procesados fuera de estación, o que no son nativos de tu región. Los alimentos procesados son fáciles de preparar, y consumen una cantidad de tiempo menor que los elaborados a partir de sus condiciones originales.

Consideraciones


Los alimentos procesados contienen aditivos poco saludables.

Al consumir alimentos procesados, considera si los beneficios sobrepasan los efectos negativos potenciales de los aditivos alimentarios tales como endulzantes, sales, esencias y colorantes artificiales, grasas creadas en laboratorio y conservantes químicos. La nutricionista Katherine Zeratsky, R.D., L.D., advierte que el consumo de alimentos procesados contribuye "tanto como al 75 por ciento de la ingesta de sodio en una dieta estadounidense típica". Demasiado sodio puede conducir a consecuencias serias, tales como una elevada presión sanguínea. Además, los alimentos procesados contienen cantidades excesivas de endulzantes, grasas y sal. Estos ingredientes que realzan el sabor pueden alentarte a comer grandes cantidades de alimentos a los que se ha privado de sus nutrientes valiosos, tales como la fibra, grasas "buenas" y antioxidantes.

Más galerías de fotos



Escrito por rae casto | Traducido por sofia elvira rienti