Deficiencia de vitaminas B12 y D3

Tu cuerpo depende de las vitaminas y minerales para realizar una variedad de actividades metabólicas. La síntesis del ADN y ciertas funciones neurológicas requieren la presencia de vitamina B-12, o cobalamina. La vitamina D ayuda al cuerpo a regular los niveles fisiológicos adecuados de calcio y fósforo. Tu piel produce vitamina D-3, o colecalciferol, mediante la absorción de la energía de la luz del sol. Las deficiencias de vitaminas B-12 y D-3 pueden tener efectos significativos para la salud, por lo que es importante para que puedas obtener lo suficiente de estos nutrientes de tu dieta o suplementos.

Referencias de consumo

Vigila cuidadosamente la ingesta de vitaminas B-12 y D-3, puedes hacer esto utilizando un diario de alimentos en línea. De acuerdo con la Food and Nutrition Board at the Institute of Medicine, los niños deben recibir 0,9 a 1,2 microgramos de vitamina B-12 cada día. Los hombres y mujeres adultos necesitan 2.4 microgramos de vitamina B-12 al día. No hay ingestas dietéticas específicas recomendadas para la vitamina D-3, sino que el Food and Nutrition Board at the Institute of Medicine clasifica las vitaminas D-2 y D-3 juntas. Los bebés necesitan 10 microgramos de vitamina D todos los días, mientras que los niños mayores y los adultos necesitan 15 microgramos. Los adultos mayores de 70 deben tratar de recibir 20 microgramos de vitamina D todos los días.

Deficiencia de vitamina B-12

Los médicos diagnostican la deficiencia de vitamina B-12 después de realizar un análisis de sangre en el que los niveles en sangre de un paciente de vitamina B-12 son menos de 200 pg/mL. La Office of Dietary Supplements informa que el 1,5 al 15 por ciento de la población es deficiente en vitamina B-12. Las poblaciones vulnerables a la deficiencia de vitamina B-12 son los adultos mayores, las personas con problemas gastrointestinales, vegetarianos y personas con anemia. Los síntomas de la deficiencia de vitamina B-12 incluyen anemia, hormigueo o pérdida de sensibilidad en las extremidades, irritabilidad, pérdida de memoria, depresión y alucinaciones o delirios. La deficiencia de esta vitamina aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares y problemas neurológicos, hacer una detección precisa y el diagnóstico es importante.

Deficiencia de vitamina D-3

Los médicos realizan una prueba de sangre para la 25-hidroxivitamina D o 25 (OH) D, para determinar si tienes una deficiencia de vitamina D. Según la nutricionista Lisa Nelson de Wyoming, las personas con niveles en sangre de 25 (OH) D por debajo de 20 ng/dl es deficiencia de vitamina D. Los niveles óptimos de 25 (OH) D se sitúan entre 50 y 100 ng/dl. Los ancianos, los bebés que son amamantados exclusivamente, las personas con poca exposición al sol, las personas obesas y las personas con enfermedad inflamatoria intestinal tienen un mayor riesgo de deficiencia de vitamina D. Los síntomas de la deficiencia de vitamina D incluyen los huesos y debilidad muscular. La manifestación clásica de deficiencia de vitamina D en los niños es el raquitismo en el que el niño desarrolla piernas arqueadas y otras estructuras óseas anormales. Los síntomas en los adultos por deficiencia de vitamina D incluyen la debilidad muscular. La prolongada deficiencia de vitamina D te pone en mayor riesgo de enfermedad cardiovascular, presión arterial alta, cáncer, osteoporosis y ciertos trastornos autoinmunes.

Tratamiento

Los médicos tratan las deficiencias de vitaminas B-12 y D-3 suplementando tu consumo de vitaminas. Aumenta tu ingesta de vitamina D bebiendo leche fortificada, consume pescado o huevos, toma suplementos de aceite de hígado de bacalao o aumenta las actividades al aire libre. Las fuentes dietéticas de vitamina B-12 son el hígado, las almejas, cereales fortificados, pescado, carne y productos lácteos. Los suplementos orales de vitamina B-12 y la vitamina D incrementan tus niveles de estos nutrientes, eliminando los síntomas de la deficiencia. Algunos médicos también recetan inyecciones intramusculares de vitamina B-12. Las dosis apropiadas para el tratamiento de deficiencias de vitaminas varían según la edad, sexo, peso y otros factores. Habla de tu condición con tu médico para determinar el mejor tratamiento para tu situación.

Más galerías de fotos



Escrito por lawrence adams | Traducido por verónica sánchez fang