¿Qué es una deficiencia de vitamina D?

La vitamina D es soluble en grasas y tiene muchas funciones en el organismo. Obtener la cantidad suficiente de vitamina D a través de la dieta puede ayudarte a prevenir trastornos en los huesos y algunos tipos de cáncer, así lo indica la Office of Dietary Supplements. Algunas personas son más propensas que otras a tener una deficiencia de esta vitamina, lo que las coloca en riesgo de osteoporosis y otros problemas de salud.

Función

La vitamina D se encuentra en todas las células del cuerpo y ayuda a regular la absorción de calcio y fósforo, el equilibrio de azúcar en sangre y la actividad de la insulina, la presión arterial, la composición muscular y las respuestas del sistema inmune. Es importante para el desarrollo de huesos fuertes, la diferenciación celular y la función nerviosa.

Ingesta recomendada

Todas las personas de hasta 50 años deben consumir 200 unidades internacionales de vitamina D por día. Si tienes entre 51 y 70 años, necesitas 400 UI de vitamina D por día y si tienes más de 71 años, 600 UI. Los corticosteroides, los fármacos para bajar de peso, los medicamentos para reducir el colesterol y algunas drogas para el control de las convulsiones epilépticas pueden interferir con la absorción y la función de la vitamina D, así si tomas estos medicamentos, quizás necesites dosis adicionales de esta vitamina.

Síntomas de una deficiencia

Si tienes una deficiencia de vitamina D puedes experimentar dolor muscular o debilidad. Los niños pueden padecer raquitismo, lo que resulta en extremidades dobladas y crecimiento atrofiado y los adultos pueden padecer osteomalacia, una enfermedad que provoca huesos blandos y dolor óseo, así lo indica el Linus Pauling Institute. Una deficiencia de vitamina D también puede debilitar el sistema inmune y causar fatiga, depresión y alteración de las funciones cognitivas.

Factores de riesgo

Los bebés en período de lactancia, las personas que no pasan mucho tiempo bajo el sol sin protector solar, las personas de piel oscura, los adultos mayores, las personas obesas y quienes padecen trastornos que limitan su capacidad de procesar correctamente las grasas tienen un mayor riesgo de desarrollar una deficiencia de vitamina D. El cuerpo necesita grasas dietarias para absorber vitamina D, así que quienes consumen pocas cantidades de grasa también pueden tener bajos niveles de esta vitamina.

Prevención

Consumir muchos alimentos ricos en vitamina D o tomar suplementos que contengan esta vitamina pueden ayudar a prevenir su deficiencia. Entre las fuentes alimentarias se incluyen la leche fortificada, el salmón, los camarones (shrimp), el bacalao (cod), las sardinas y los cereales y jugos fortificados. Pasar un poco de tiempo al sol también aporta vitamina D, ya que tu cuerpo puede sintetizar esta vitamina con la exposición al sol. Sin embargo, quienes viven en latitudes superiores a los 40 grados norte o inferiores a los 40 grados sur no obtienen la exposición a la luz ultravioleta suficiente para sintetizar esta vitamina desde octubre o noviembre hasta marzo, así lo indica el Linus Pauling Institute.

Más galerías de fotos



Escrito por jessica bruso | Traducido por valeria d'ambrosio