Deficiencia de magnesio y glándula tiroidea

Cuatro pequeñas glándulas paratiroides se encuentran alrededor de la tiroides en la garganta. Estas glándulas son parte del sistema endocrino. Producen una hormona llamada PTH, que regula las cantidades de magnesio, calcio y fósforo que entran en la sangre y en los huesos. Además de la cantidad adecuada de calcio y nutrientes de fósforo, necesitas suficiente magnesio para construir la densidad ósea y producir células sanas.

Fuentes

La deficiencia de magnesio es poco común debido a que es abundante en muchos alimentos como los cereales integrales, tofu, legumbres, nueces de la India, vegetales de hojas verdes, almendras, nueces negras y semillas de calabaza, que son fuentes ricas en magnesio. Otros alimentos que contienen cantidades significativas de magnesio incluyen cacahuetes, patatas con piel, avena, plátanos, cereal de salvado y chocolate. A menudo se incluye magnesio en los antiácidos y por lo general es un ingrediente en suplementos multivitamínicos. Debes consultar con tu médico antes de tomar suplementos de magnesio.

Deficiencias

Varias afecciones médicas pueden causar el agotamiento de magnesio, lo que puede interrumpir la función tiroidea. Un virus o una enfermedad acompañada de vómitos o diarrea podrían dejarte deficiente de este nutriente. Los ciclos menstruales abundantes, la sudoración excesiva y el estrés persistente pueden provocar una deficiencia de magnesio. Las enfermedades que a menudo provocan niveles bajos de magnesio incluyen la diabetes, el síndrome del intestino irritable y la enfermedad renal. El consumo de cantidades excesivas de alcohol o de cafeína pueden agotar las reservas de magnesio.

Enfermedad tiroidea

La absorción de magnesio se interrumpe cuando se desarrolla la enfermedad de la tiroides, por lo general en forma de hipertiroidismo. Una glándula tiroides demasiado activa que resulta en hipertiroidismo provoca que tu glándula produzca demasiadas hormonas y provoca varios síntomas como dolor abdominal, dolores de espalda y dolores musculares hasta cambios de personalidad, sed excesiva y un aumento del riesgo de fracturas óseas.

Efectos adversos

Por lo general, el tratamiento para la enfermedad de la tiroides conduce a un retorno de la producción normal de magnesio. Sin embargo, se pueden presentar otros síntomas relacionados con la deficiencias de magnesio antes de desarrollar problemas de la tiroides. Puedes experimentar ritmos anormales del corazón o el síndrome de las piernas inquietas. La aparición de trastornos del sueño, espasmos musculares y poco crecimiento de uñas puede indicar niveles bajos de magnesio. Los efectos secundarios de una deficiencia de magnesio pueden incluir náuseas y vómitos, presión arterial baja e irritabilidad.

Más galerías de fotos



Escrito por linda ray | Traducido por mayra cabrera