Deficiencia de hierro y ritmo cardíaco

La deficiencia de hierro se produce en dos etapas. Durante la primera etapa, tu cuerpo agota poco a poco el hierro almacenado. Durante la segunda etapa, no hay suficiente hierro disponible para la producción de células rojas de la sangre, por lo que te vuelves anémico. Los glóbulos rojos utilizan hierro para transportar el oxígeno por todo el cuerpo. Cuando los glóbulos rojos se vuelven deficientes en hierro, tu corazón debe bombear con más frecuencia para compensar la reducción de oxígeno llevada por los glóbulos rojos.

Características

Tu corazón late normalmente entre 60 y 100 veces por minuto cuando está en reposo. El especialista en medicina física y rehabilitación de Mayo Clinic, Dr. Edward Laskowski, dice que los atletas suelen tener menores ritmos de corazón en reposo (alrededor de 40 latidos por minuto). Cuando tienes deficiencia de hierro, tu frecuencia cardíaca suele aumentar. Sin embargo, la amplia gama de ritmos cardíacos "normales" y los numerosos factores que influyen en la frecuencia cardíaca en un momento dado (como el ejercicio físico, el estado emocional y si usted está de pie o sentado) hacen que sea difícil de diagnosticar aumentado el ritmo de tu corazón debido a la deficiencia de hierro. En algunos casos, tú o tu doctor puede reconocer un aumento de su base de referencia anterior.

Síntomas asociados

Otros síntomas de la deficiencia de hierro a menudo acompañan al aumento de la frecuencia cardíaca. Puedes notar que tu piel parece pálida, tus uñas se vuelven frágiles o en forma de cuchara, la parte blanca de tus ojos adquirieron un tinte azul y la lengua se siente hinchada. Puedes notar otros cambios, como el aumento de la fatiga, irritabilidad, dolores de cabeza, falta de aliento, debilidad muscular, disminución de la tolerancia al ejercicio o cambios en el gusto.

Diagnosis

Si sospechas que tu frecuencia cardíaca se ha incrementado debido a la deficiencia de hierro, consulta a tu médico. Un análisis de sangre para la hemoglobina, hematocrito y ferritina puede confirmar si eres deficiente de hierro. Otros tipos de anemia pueden también contribuir al aumento del ritmo cardíaco. El análisis de sangre adicional pueden ser necesario para diagnosticar la anemia debida a B-12, ácido fólico, B-6 y otras deficiencias. A veces, tu cuerpo tiene suficiente hierro y otros nutrientes para producir nuevos glóbulos rojos, pero las enfermedades crónicas u otros problemas médicos hacen que no puedas utilizar estas materias primas.

Tratamiento

Si tu médico te confirma que tu ritmo cardíaco se ha incrementado debido a la deficiencia de hierro, puede recomendar suplementos de hierro por vía oral para corregir la deficiencia. Otros nutrientes y medicamentos pueden interferir con tu capacidad para absorber el hierro por vía oral, así que sigue las instrucciones de tu médico para tomar con mucho cuidado los suplementos de hierro. Los suplementos de hierro por vía oral no funcionan para algunas personas (especialmente aquellas con problemas gastrointestinales, como la enfermedad inflamatoria intestinal). Estas personas requieren inyecciones de hierro por vía intravenosa o intramuscular para corregir las deficiencias.

Control

Debes comenzar a sentirte mejor un par de días después de comenzar a tomar hierro. La frecuencia cardíaca puede no volver a la normalidad durante dos meses, que es aproximadamente la cantidad de tiempo que toma para que el hematocrito y la hemoglobina vuelvan a la normalidad. El médico puede ordenar una prueba de repetición de sangre para confirmar que los suplementos de hierro están funcionando. Puede decirte que sigas tomándolos por seis meses a un año para reponer totalmente las reservas de hierro del organismo. Si la causa de tu deficiencia de hierro está en curso (como los períodos menstruales abundantes, dieta vegetariana o el uso de antiácidos), puede que tengas que tomar pequeñas cantidades de suplementos de hierro durante el resto de tu vida.

Consideraciones

El aumento de la frecuencia cardíaca significa que el corazón está trabajando más de lo normal. Si tu corazón ya no es saludable, esto te puede poner sobre el borde. Si experimentas dolor en el pecho, pérdida del conocimiento, dificultad para respirar o hinchazón de las piernas, consulta a tu médico o ve a la sala de emergencia debido a que estos son signos de problemas graves del corazón.

Más galerías de fotos



Escrito por heather gloria | Traducido por blas isaguirres