Deficiencia de hierro y reflujo

El reflujo ácido se produce cuando el contenido del estómago fluye a la inversa, hacia el esófago. Mientras que el estómago tiene una capa mucosa gruesa de neutralización para protegerlo contra el ácido que segrega, el esófago no. ¿El resultado? La acidez estomacal. Cualquier persona puede experimentar reflujo ácido de vez en cuando, pero si lo experimentas regularmente deberías ver a un médico porque tal vez tengas la enfermedad del reflujo gastroesofágico. El reflujo puede aumentar tu riesgo de deficiencia de hierro y también influye en cómo se trata la enfermedad.

Relación

En la edición 2008 de "Principios de medicina interna de Harrison", el gastroenterólogo de Harvard, Raj K. Goyal explica que el reflujo ácido puede dañar el esófago tan severamente que lo hace sangrar. Dado que la sangre se pierde a través de las heces, la gente no se da cuenta y la condición es tratada hasta que se convierte en deficiencia de hierro. El uso de antiácidos y reguladores como bloqueadores H2 e inhibidores de la bomba de protones representa otro factor de riesgo para la deficiencia de hierro en personas con reflujo. El ácido ayuda al cuerpo a absorber el hierro de los alimentos que comes. La absorción disminuida, especialmente si consumes una dieta que ya es baja en hierro, establece el escenario para la deficiencia.

Síntomas

MedlinePlus dice que los síntomas de la deficiencia de hierro incluyen fatiga, debilidad, dificultad para respirar al hacer esfuerzo, lengua adolorida, palidez de la piel, uñas quebradizas, dolores de cabeza e irritabilidad. Los síntomas no son siempre evidentes en la deficiencia de hierro leve, generalmente se hacen evidentes conforme avanza la deficiencia. Las heces pegajosas, demasiado oscuras o que contienen sangre visible son signos del sangrado gastrointestinal. Podrías notar estos signos antes de que experimentes los síntomas de la deficiencia de hierro. Si experimentas alguno de estos síntomas, consulta a tu médico.

Diagnóstico

Tu médico diagnosticará la deficiencia de hierro con base en un examen de sangre de hemoglobina, hematocritos y ferritina. No necesitas ayunar antes de que hacerte el análisis, pero debes beber la cantidad habitual de agua u otros líquidos antes porque la deshidratación puede alterar los resultados. Menciona también si has donado recientemente. Si la prueba de sangre confirma la deficiencia de hierro, tu gastroenterólogo podría recomendar una endoscopia u otros exámenes para determinar si la deficiencia de hierro es causada por un sangrado gastrointestinal.

Tratamiento

El tratamiento para la deficiencia de hierro se compone de suplementos de hierro, pero estos suplementos pueden empeorar el reflujo ácido. Tu gastroenterólogo te dirá que no tomes los suplementos de hierro hasta que tengas controlado el reflujo. La dosis habitual de un suplemento por deficiencia de hierro es de 325 mg, tres veces al día, pero la gente con reflujo ácido a menudo requiere dosis más conservadoras de los suplementos de hierro o requiere de un tipo distinto de suplemento de hierro, como gluconato ferroso o fumarato ferroso en lugar de sulfato ferroso, que la gente sin problemas gastrointestinales. Trabaja con tu gastroenterólogo para encontrar el tratamiento que sea adecuado para ti.

Marco temporal

Los síntomas de la deficiencia de hierro suelen resolverse en dos meses, pero te lleva de seis meses a un año reponer tus reservas de hierro. Si tienes reflujo ácido, podrías requerir más tratamiento o seguimiento con pruebas de sangre, especialmente si no eres capaz de tomar una dosis completa de suplementos de hierro o si utilizas antiácidos y medicamentos de control ácido que reducen tu capacidad para absorber los suplementos.

Más galerías de fotos



Escrito por heather gloria | Traducido por mariana groning