¿Debo entrenar en el gimnasio antes o después de desayunar?

Muchas personas prefieren realizar sus entrenamientos en la mañana. Estos son los madrugadores, los emprendedores, aquellos individuos disciplinados con los genes bien sea de un granjero del Medio Oeste de EE.UU. o de un experimentado militar veterano. Si perteneces a este grupo élite, lo más probable es que prefieras hacer tus entrenamientos en la mañana, pero, ¿el ejercicio debe llevarse a cabo antes o después del desayuno?

Sigue siendo una comida importante


Desayuno: la proteína y la grasa son tus amigas.

Hace mucho tiempo que se da por sentado que un desayuno abundante es la base de un estilo de vida saludable. Independientemente de lo ocupado que estés, sin importar cuán poco tiempo asegures tener, tienes que comer. No hay otro remedio. Sin los macronutrientes padecerías hambre y morirías, así de sencillo. La necesidad de ingerir el desayuno se ve confirmada por el American Council on Exercise, el cual asegura que las personas que comen desayuno tienen mayores probabilidades de mantener un peso saludable. Aunque sigue siendo una buena idea incluir el desayuno en tu itinerario, la aseveración del ACE no examina si tienes que comer el desayuno antes o después del ejercicio.

Sabiduría tradicional


Evita los carbohidratos almidonados antes del entrenamiento en ayunas.

Dormir es parte del proceso de recuperación y regeneración. Aunque el sueño comúnmente es concebido como una etapa de baja energía, dicha etapa tiene una duración de ocho horas. Cuando te despiertas, estás hambriento debido al gasto calórico elevado. Siguiendo esta línea de ideas es de suponer que deberías comer primero. Las reservas de carbohidratos están agotadas. El nivel de glucógeno en el hígado es bajo. Los carbohidratos se hallan almacenados en los músculos en forma de glucógeno. Si los músculos necesitan dicho compuesto para proveerles energía y son los carbohidratos los que lo proveen, tendría sentido que consumir estos nutrientes antes del ejercicio incrementará el desempeño atlético. No obstante, ésta es sólo una parte de la historia.

Los beneficios del entrenamiento en ayunas


Sigue siendo necesario que consumas carbohidratos antes de una carrera o competencia.

Hay dos beneficios específicos de comer antes del entrenamiento que les serán de interés a la mayoría de los adeptos a los entrenamientos matutinos. Primero, después de levantarte el cuerpo presenta sensibilidad a la insulina, lo cual quiere decir que una pequeña dosis de carbohidratos elevará los niveles de insulina al máximo. Si tu meta es perder grasa corporal, éste es un impedimento grave, ya que los picos de insulina promoverán la generación de grasa corporal. En otras palabras, ejercitarte antes del desayuno es mejor para tus metas de entrenamiento, incluida la pérdida de grasa. Segundo, el entrenamiento en ayunas promueve las "adaptaciones mitocondriales". Esto mejorará la habilidad general del cuerpo para usar la grasa como fuente de combustible, lo cual a su vez, conllevará la pérdida de tejido adiposo.

Dolor producido por el hambre


El café te dará energía y reprimirá el apetito.

En caso de que no puedas evitar pensar en las punzadas por el hambre matutinas, es posible que te veas beneficiado por un entrenamiento en ayunas con una nutrición inteligente. El experto en acondicionamiento físico John Kiefer, recomienda una taza pequeña de café, 10 gramos de proteína de suero de leche aislada y una cucharada de leche de coco, o crema. Esta combinación sin carbohidratos te saciará y brindará una dotación de energía sin elevar tus niveles de insulina hasta la luna. No te inquietes, igualmente podrás desayunar, simplemente hazlo después de entrenar.

Más galerías de fotos



Escrito por david arroyo | Traducido por jhonatan saldarriaga