¿Debo dejar que mi hernia discal me impida hacer ejercicio?

Una hernia discal es una enfermedad dolorosa que afecta a la columna vertebral. Un disco en la columna vertebral puede verse dañado por una lesión deportiva, un accidente automovilístico, una caída en el hogar o por el proceso de envejecimiento. Cuando se produce una hernia de disco, el dolor en el área de la lesión es frecuente pero a menudo también se asocia con dolores en otras partes del cuerpo.

Función

Cuando tienes una hernia de disco, el disco está fuera de lugar en la columna vertebral y también está dañado. El dolor es a menudo el resultado porque la hernia causa un pinzamiento de un nervio en la columna vertebral. El pinzamiento del nervio produce un dolor referido llamado radiculopatía. Esto es denominado comúnmente como ciática y produce dolor en otras partes del cuerpo, tales como en la pierna o el brazo.

Significado

Cuando tienes una hernia de disco, tienes que ser tratado por tu médico. Aunque tengas que permanecer quieto durante las primeras 24 a 48 horas después de sufrir una hernia, tienes que ejercitar la espalda para ayudar a recuperar la fuerza y ​​movilidad tan pronto como sea posible después de eso. Los ejercicios pueden fortalecer el área alrededor de la hernia de disco y te permitirán recuperar la movilidad, flexibilidad y el rango de movimiento, de acuerdo con la página web Spine-Health.com.

Consideraciones

Los ejercicios que requieran que estés en equilibrio pueden ayudarte a fortalecer la zona que rodea la hernia. El uso de una pelota para ejercicios puede colaborar para que hagas precisamente eso. Siéntate en una pelota para ejercicios y encuentra tu punto de equilibrio. Toma una pesa de 2 a 5 libras (900 gr a 2,200 gr) en cada mano. Llévalas hasta hasta los hombros y luego regrésalas a la posición inicial. Haz esto 10 veces, toma un descanso de 30 segundos y repita el ejercicio. Esto ayudará a aumentar tu rango de movimiento.

Perspectiva de expertos

Aunque hacer ejercicios puede ser la última cosa que quieras hacer después de sufrir una lesión en la espalda, es esencial que después de descansar y de aplicarte hielo en la lesión durante las primeras 48 horas, trates de volver a la actividad terapéutica. "Casi todo el mundo puede beneficiarse del estiramiento de los tejidos blandos, los músculos, ligamentos y tendones, en la espalda y alrededor de la columna vertebral", dijo el especialista ortopédico Dr. Peter Ullrich del Centro NeuroSpine de Wisconsin. "La columna vertebral y los músculos, ligamentos y tendones vecinos están diseñados para moverse, y el movimiento reducido puede acentuar el dolor de espalda. Elongar diferentes músculos y ligamentos durante los ejercicios de espalda es esencial para ganar y mantener la movilidad y la flexibilidad".

Advertencia

No te involucres en todos los ejercicios de torsión, ya que esto puede causar más daño a tu lesión. Consulta con tu médico antes de comenzar un programa de ejercicios. Él puede recetarte ejercicios específicos que quiere que hagas y otros que quiere que evites. El médico puede indicarte que ejercites bajo las instrucciones de un terapeuta físico calificado para asegurarte de que los ejercicios se realicen correctamente y tu condición no se agrave.

Más galerías de fotos



Escrito por steve silverman | Traducido por priscila caminer