¿Debo continuar con los estiramientos si estoy dolorido a causa de ellos?

Estirarse es una parte importante de tu rutina de ejercicio regular y puede mejorar tu nivel de acondicionamiento y ayudarte a desempeñarte de mejor manera. Cuando se realizan correctamente, los estiramientos no deben causar dolor. Si estás dolorido, el estiramiento suave realizado de la manera correcta te puede beneficiar, pero es importante entender la fuente del dolor.

La importancia del estiramiento

El estiramiento puede incrementar la flexibilidad en tus músculos y articulaciones, lo que te ayuda a protegerte de las lesiones. El estiramiento también fortalece las habilidades atléticas y promueven el flujo de sangre a tus músculos. Realizarlos puede también hacerte sentir más relajada después del entrenamiento. La técnica apropiada de estiramiento te puede ayudar a aliviar el dolor por haberte estirado demasiado y evitar el dolor consecuente.

Dolor y lesiones

A pesar de los beneficios del estiramiento, aún puedes sufrir lesiones y dolor si no te estiras correctamente. Podrías estirar demasiado un músculo y causar un desgarre o esguince y empujar tus músculos más allá de sus límites puede causar dolor durante los estiramientos y mucho dolor después de ellos. El sobre ejercicio puede también detonar espasmos musculares y causar la acumulación de ácido láctico y otros materiales de desecho. Si te has esforzado demasiado, el estiramiento leve lento y suave puede ayudarte a aliviar el dolor y ayudar a la recuperación del músculo.. Estirarte de manera vigorosa puede resultar en más lesión.

¿Estirar o no estirar?

Si sospechas que te has rasgado o jalado un músculo durante el estiramiento u otro ejercicio vigoroso, permite que el músculo sane antes de estirarte de nuevo. Toma un descanso hasta que se recupere. Gradual y lentamente, estira el músculo dolorido conforme el dolor disminuye. Escucha a tu cuerpo. Si puedes encontrar una posición de estiramiento cómoda, continúa el estiramiento. Si no encuentras acomodo incluso con un estiramiento suave, detén los estiramientos hasta que el músculo sane.

Estirarse correctamente

Si te duele cuando te estiras, lo estás llevando demasiado lejos. Estira sólo hasta el punto de tensión, no de dolor ni incomodidad. Siempre recuerda calentar antes de estirarte y nunca estires tus músculos si estos están fríos. Nunca debes rebotar al estirar ya que eso puede causar desgarres de los músculos que pueden resultar en cicatrices. En lugar, sostén tu estiramiento en una posición que sea cómoda para ti por 30 o 40 segundos, repitiendo de tres a cuatro veces. Agrega pequeños movimientos a tus estiramientos como en la práctica de Tai Chi, para promover una mejor flexibilidad y fortalecer tus músculos.

Más galerías de fotos



Escrito por diana rodriguez | Traducido por glen boyd