¿Debo comer antes o después del ejercicio matutino?

Hacer ejercicio en la mañana puede hacer que te sientas lleno de energía y puede ser una manera agradable de poner en marcha tu día. Sin embargo, puede ser que te resulte difícil adaptarte a una comida previa al ejercicio en tu horario de la mañana. La mayoría de los expertos coinciden en que el consumo de un aperitivo o comida ligera antes de hacer ejercicio por la mañana es lo mejor. También comer una merienda rica en carbohidratos o pequeña comida para reponer tus reservas de energía dentro de los 30 minutos después de hacer ejercicio.

Errores comunes

Muchos deportistas creen que pueden quemar más calorías o grasa si esperan hasta después de su rutina de la mañana para comer. Otros pueden encontrar que es incómodo comer después de realizar los ejercicios, debido a que no pueden despertar con tiempo suficiente para digerir su comida. Sin embargo, según la postura del American College of Sports Medicine en cuanto a la nutrición y rendimiento deportivo, son las investigaciones que indican que los que ejercen una experiencia en ayunas tienen un menor nivel de rendimiento. Sin alimentar tu cuerpo, es posible que no seas capaz de ejercer una rutina larga o intensa. O puedes tener menos energía, e incluso mareos si tu nivel de glucosa en la sangre es baja. También es posible que tiendas a comer en exceso después de hacer ejercicio o más tarde en el día.

Los beneficios de comer antes

Tu cuerpo descompone los alimentos que ingiere en forma de glucosa en la sangre, o en forma de energía almacenada llamada glucógeno en el hígado y en los músculos. Tener una cantidad adecuada de glucosa disponible te proporciona la producción de energía óptima para tu sesión de entrenamiento. También puedes evitar experimentar bajos niveles de glucosa, llamadas hipoglucemia, que puede conducir a mareos y desmayos. Beber líquidos o comer alimentos que contengan agua antes de hacer ejercicio también es beneficioso para evitar la deshidratación, que también perjudica el rendimiento.

Sincronización

En general, comer una pequeña comida o un bocado una o dos horas antes de hacer ejercicio, puede ser tu mejor apuesta para tu alimento antes del entrenamiento. Aunque estas directrices son útiles, el sistema de digestión de cada persona es diferente. Puedes encontrar que necesitas comer más temprano o más tarde. Experimenta con el momento de la merienda o del desayuno de la mañana para permitir la digestión suficiente y evitar el malestar gastrointestinal, pero que te permita sentirte lleno de energía.

Ejercicio de equilibrio

Evita probar nuevos alimentos antes de una sesión de ejercicio. Adhiérete a los alimentos que conoces y que no te van a causar malestar gastrointestinal. Si comer antes del ejercicio te hace sentir incómodo, prueba una comida líquida, como un batido. Tu comida antes del ejercicio debe contener en hidratos de carbono, con un poco de proteína. Selecciona las opciones de alimentos que sean bajos en grasa y fibra.

Más galerías de fotos



Escrito por christine st. laurent | Traducido por xochitl gutierrez cervantes