¿Debes preocuparte si comes demasiadas grasas monoinsaturadas?

Una dieta saludable es aquella que sea baja en grasas. La grasa que se consume debe provenir principalmente de grasas saludables, tales como las monoinsaturadas. Sin embargo, a pesar de que esta clase de grasas es considerada más sana, hay cierto riesgo para tu salud en caso de que la consumas en exceso. Para reducir el riesgo a sufrir enfermedades, todos los tipos de grasa deben ser consumidos con moderación.

Tipos de grasas


Las grasas pueden ser saturadas o insaturadas.

Las grasas pueden ser saturadas o insaturadas. Las grasas saturadas, que se encuentran en la carne, mariscos, pollo con piel, productos lácteos de leche entera, aceite de coco, aceite de palma y aceite de almendra de palma, son conocidas por aumentar los niveles de LDL, es decir, el colesterol malo. Las grasas trans que se encuentran en los alimentos hidrogenados también aumentan los niveles de colesterol. Tanto las grasas trans como las grasas saturadas deben ser eliminadas o ser consumidas en cantidades muy pequeñas. Las grasas no saturadas, como las grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas se encuentran en alimentos como la canola, maní, oliva y aceites, aguacate, almendras, avellanas, nueces, semillas de calabaza y semillas de sésamo. Las grasas insaturadas pueden mejorar los niveles de colesterol y proporcionan un efecto protector contra las enfermedades cardíacas. A pesar de que las grasas no saturadas son consideradas más saludables, el objetivo es no consumir más de 30 por ciento de las calorías diarias que provengan de cualquier tipo de grasa, afirma la Harvard School of Public Health.

Consideraciones


La mayor preocupación con respecto a consumir demasiadas grasas monoinsaturadas es el aumento de peso.

La mayor preocupación con respecto a consumir demasiadas grasas monoinsaturadas es el aumento de peso. Esta clase de grasas, al igual que las saturadas, contienen 9 calorías por gramo de grasa. Según los Centers for Disease Control and Prevention, cualquier dieta con niveles elevados de grasa puede conducir al aumento de peso. Para ayudar a controlar el peso, asegúrate de que las grasas monoinsaturadas reemplacen a las grasas saturadas y de no consumirlas juntas. Para determinar la cantidad de grasa que comes cada día, multiplica el número de calorías que consumes cada día por 0.35 y luego divide el resultado por 9. El número de calorías debe ser sólo aquél necesario para mantener un peso saludable, o el número que consumes para perder peso.

Beneficios


El resto debe provenir principalmente de poliinsaturados.

Las grasas monoinsaturadas no afectan los niveles de colesterol de la misma manera en que las grasas saturadas y trans lo hacen. De acuerdo con la Cleveland Clinic, las grasas monoinsaturadas pueden inhibir el nivel de colesterol nueva que se acumula en el cuerpo. También se ha comprobado que las grasas monoinsaturadas disminuyen la inflamación en los vasos sanguíneos, lo que puede ayudar a disminuir la presión arterial. Sin embargo, para evitar el aumento de peso, debes limitar las grasas monoinsaturadas a no más de un 10 o 20 por ciento de la ingesta calórica diaria. El resto debe provenir principalmente de poliinsaturados.

Solución


En general debes llevar una dieta rica en frutas, verduras, granos integrales y productos lácteos bajos en grasa.

Para reducir por completo el riesgo a sufrir una enfermedad cardíaca, resulta importante el consumo moderado de grasas monoinsaturadas, según informa la American Dietetic Association. En general debes llevar una dieta rica en frutas, verduras, granos integrales y productos lácteos bajos en grasa. Dado que el cuerpo necesita un poco de grasa para funcionar correctamente, consume pequeñas cantidades de frutos secos, aceites vegetales, productos para untar sin grasas trans, mayonesa, aderezos para ensaladas y mantequilla de maní.

Más galerías de fotos



Escrito por lori newell | Traducido por guido grimann