¿Debes ser fuerte para hacer la postura del pino?

No necesitas ser Hércules para hacer la postura del pino (o parada de manos) aunque sí requieres un cierto nivel de fuerza; pero eso es sólo uno de los requisitos; también es necesario el equilibrio, la flexibilidad y la confianza. Uno más de los requisitos principales es superar el miedo, sobre todo el miedo innato a caerse.

Fuerza requerida

La fuerza que necesitas para hacer la postura del pino viene de varios músculos de todo tu cuerpo. Tus brazos deben ser lo suficientemente fuertes como para soportar tu peso y mantener la postura. tus piernas deben tener la fuerza necesaria para impulsar el peso del cuerpo hasta la posición. La espalda, el estómago y otros músculos del torso deben ser lo suficientemente fuertes para mantener el cuerpo alineado mientras estás parado de manos.

Probando tu fuerza

Antes de intentar esta postura, prueba tu fuerza del torso para determinar si los músculos son lo suficientemente fuertes para sostener tu cuerpo en posición invertida. Acuéstate sobre tu espalda con los brazos estirados a los lados. Mantén tu cuerpo recto y plano contra el piso mientras tensas todos los músculos. Pídele a un amigo que levante tus pies a más o menos 3 pies del piso. Si eres lo suficientemente fuerte para hacer el pino, el sitio web Tulsa World of Gymnastics explica, tu cuerpo seguirá estando firme y alineado, con la cadera, las piernas y el torso en la misma línea recta que estaban en el piso.

Aumentando la fuerza

Puedes aumentar la fuerza que necesitas para ejecutar una parada de manos, o mejorar la fuerza que ya tienes, con varios ejercicios. Si tu cuerpo no es lo suficientemente fuerte por sí solo para sostener la postura, empieza por hacer una contra la pared, apoyando en ahí el peso del cuerpo. Mantener la posición del pino fortalece gradualmente los músculos que necesitas. Comienza por estar en esta postura durante al menos 15 segundos y poco a poco aumenta el tiempo en intervalos de cinco segundos. Mover tus manos cerca de la pared a medida que progresas te ayuda a cambiar tu dependencia de la pared a depender únicamente de tus brazos para mantener la postura.

El miedo y otros factores

Trabaja en tu flexibilidad con ejercicios de estiramiento regulares. Mejora tu equilibrio con ejercicios que pueden ser tan simples como pararte en un pie durante un período de tiempo constante. La práctica también puede ayudarte a superar tu miedo. Es probable que caigas hasta que puedas determinar la fuerza que necesitas para impulsar tu cuerpo a la posición del pino. Aceptar la posibilidad de caer (y aprender a caerse sin lesiones) puede ayudar a superar el miedo. Si sientes que te vuelcas, mete la cabeza y suavemente cae rodando hacia adelante. Totalmente y con calma centrarte en tu tarea antes de intentar hacer la postura del pino también te dará mejores resultados que tratar de intentar la pose con una mente en pánico, prisa o distraída.

Más galerías de fotos



Escrito por ryn gargulinski | Traducido por maria del rocio canales