Cómo debes correr para limpiar tus pulmones

Escrito por robin coe | Traducido por paulo roldan
Correr intensamente durante intervalos cortos es más sencillo para quienes tienen dificultad para respirar.

Los ejercicios aeróbicos aportan múltiples beneficios, que incluyen pérdida de peso, mayor resistencia física, fortalecimiento del corazón e incluso un incremento en la capacidad pulmonar. Los ejercicios cardiovasculares de alta intensidad se utilizan con mayor frecuencia para incrementar la capacidad pulmonar y para limpiar los pulmones, de acuerdo con Annals of Internal Medicine. Sin embargo, el estudio menciona que correr continuamente puede ser difícil para quienes tienen dificultad para respirar o padecen enfermedades respiratorias como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, o COPD por sus siglas en inglés. Correr con intensidad durante intervalos cortos es más sencillo y puede ayudar a incrementar la capacidad pulmonar.

Selecciona un lugar al aire libre con suficientes árboles y poco tráfico vehicular para reducir tu exposición a los contaminantes del aire mientras corres para limpiar tus pulmones. Comienza a correr muy temprano o muy tarde para evitar el tráfico intenso.

Usa un cronómetro para medir tus intervalos. Comienza trotando los primeros 30 segundos. Corre tan rápido como puedas a un ritmo cómodo durante los siguientes 30 segundos.

Sigue trotando durante 30 segundos, y después corre intensamente durante otros 30 segundos, hasta llegar a 7 minutos.

Toma aire cada dos o tres pasos y exhala cada dos o tres pasos para mantener un patrón de respiración adecuado mientras corres. Detente si sientes náuseas, opresión en el pecho o alguna otra incomodidad. Lleva contigo una botella de agua para que puedas hidratarte mientras te ejercitas.

Repite tus intervalos de carrera tres veces a la semana. Incrementa el tiempo de carrera un minuto en el tercer día de tu rutina cada semana, para que al final de la primera semana esté realizando intervalos durante 8 minutos. Incrementa el tiempo de carrera hasta llegar a 10 minutos al final de la cuarta semana, y después de tres meses tu resistencia y tu capacidad pulmonar deben incrementarse lo suficiente para realizar 20 minutos de entrenamiento por intervalos.

Advertencias

Debes consultar a un médico antes de comenzar una rutina de ejercicios si padeces una enfermedad cardíaca o pulmonar.