Lo que debes comer cuando tienes candidiasis

Un crecimiento excesivo del hongo Candida albicans causa una enfermedad conocida como candidiasis, una infección por levaduras. Las infecciones por hongos afectan a menudo a las áreas oscuras y húmedas del cuerpo como la boca, los genitales, intestinos, tracto urinario o pliegues de la piel. Aunque la evidencia científica no demuestra que los cambios dietéticos ayudan a mejorar las infecciones por hongos, evitar ciertos alimentos puede ayudar a mejorar la capacidad del cuerpo para controlar el crecimiento excesivo de la Candida albicans.

Carbohidratos simples

Los carbohidratos simples como el azúcar, los cereales refinados, la fructosa y la glucosa proporcionan las infecciones por levaduras con una fuente de alimento. La falta de nutrientes en muchos alimentos de carbohidratos simples también limita la ingesta de vitaminas y minerales que necesita tu sistema inmunológico para combatir la candidiasis, informa Nicole Kuhl, director de nutrición y salud a tiempo completo y entrenador de medicina de la esperanza de vida en Santa Mónica, California. Evita los azúcares simples eliminando frutas, zumos de frutas, refrescos, leche, alcohol, dulces, comidas y meriendas preempacadas, pan blanco, pasta regular, jarabes, azúcar de mesa y arroz blanco de tu dieta. Algunos carbohidratos vegetales como guisantes (peas), calabazas, frijoles (lima beans) y papas también proporcionan a tu cuerpo hidratos de carbono simples.

Levadura

Los alimentos hechos con levadura o que la contienen también puede promover el crecimiento de la levadura. El University of Maryland Medical Center (Centro Médico de la Universidad de Maryland) sugiere que evitar el alcohol, los cacahuetes y la mayoría de los quesos puede ayudar a controlar una infección por levaduras. Otras fuentes de alimentos de levadura incluyen vinagre, pan, rollos, galletas suaves, masa para pizza, pastas y rosquillas.

Alérgenos

Los alimentos a los que tu cuerpo es sensible también pueden empeorar las infecciones por levaduras. Los síntomas comunes de la sensibilidad a los alimentos incluyen urticaria, picazón, indigestión, diarrea, calambres estomacales, náuseas, hinchazón de la cara, sabor metálico en la boca, dificultad para respirar, congestión nasal, sensación de mareo o desmayo. Si tienes alguno de estos síntomas a las dos horas de consumir una comida, podrías tener una sensibilidad a ella. Evita los alimentos que causen alguno de estos síntomas de una reacción alérgica. Las sensibilidades a los alimentos causan una respuesta inflamatoria, que hace hincapié en el sistema inmunológico y disminuye la respuesta inmune a la infección por levaduras, informa Kuhl. Las sensibilidades de los alimentos comunes incluyen trigo, mariscos, frutos secos, cacahuates, fresas (strawberries), tomates, pescado, productos lácteos y soja.

Grasas saturadas

Las grasas saturadas también pueden aumentar la respuesta inflamatoria producida por el cuerpo, advierte Kuhl. Elimina tantas grasas saturadas de tu dieta como sea posible, como productos lácteos, vísceras, carnes, mantequilla, queso, productos de grasa lácteos y carnes. Aunque no elimines todas las grasas de tu dieta. Las fuentes de ácidos grasos omega 3 y omega-6 como el pescado y las nueces en realidad reducen la inflamación y permiten que tu sistema inmunológico se centre en la lucha contra el crecimiento de la levadura.

Consideraciones

Los cambios en la dieta por sí solos no pueden mejorar tu infección por levaduras. Las infecciones por hongos a menudo requieren medicamentos especiales antihongos. Consulta a tu médico acerca de los medicamentos que podrías necesitar además de hacer cambios en la dieta para combatir la infección por levaduras.

Más galerías de fotos



Escrito por kimberly wonderly | Traducido por maria gloria garcia menendez