¿Debes comer caracoles crudos durante el embarazo?

Durante el embarazo, los alimentos que consumes te nutren tanto a ti como a tu bebé. Obtener un suministro adecuado de macronutrientes, vitaminas y minerales es esencial. El caracol, un marisco, proporciona cantidades importantes de proteínas, ácido fólico, vitamina E, magnesio y otros nutrientes. A pesar del valor nutritivo de esta comida, tiene varios riesgos si no se prepara correctamente.

Enfermedades por su consumo

Los mariscos crudos y mal cocinados como las ostras y los caracoles, son la primer causa de enfermedades por alimentos contaminados, de acuerdo con la Asociación Americana para el Embarazo. El caracol puede estar contaminado con bacterias de los géneros vibrio y coliforme. Ambos tipos de bacterias pueden causar diarrea, nausea, vomito y calambres, aun en personas que no están embarazadas.

Complicaciones potenciales

Comer caracoles crudos o mal cocidos puede poner en riesgo a ti y a tu bebé. Debido a que tu sistema inmunológico está débil y el de tu bebé no está completamente desarrollado, ambos pueden tener problemas combatiendo las infecciones. Con las enfermedades por alimentos contaminados simplemente puedes experimentar nausea y vómitos; sin embargo, algunas personas pueden experimentar efectos más severos como el aborto, el parto prematuro o la muerte.

Formas seguras de disfrutar los caracoles

Mientras que debes evitar comer platillos de caracoles crudos, puedes comerlos completamente cocidos durante el embarazo. En lugar de una ensalada de caracoles crudos o en ceviche , prueba las frituras de caracol o los emparedados de frituras. También puedes disfrutar de un estofado o una sopa de caracol. Sólo asegúrate de que este alcance una temperatura interna de 145° F (63° C) para matar cualquier microbio que pueda causar una enfermedad.

Marea roja

El caracol también es susceptible a la marea roja, una concentración alta de algas microscópicas que impacta periódicamente las áreas costeras. A este tipo de algas no se les puede matar cociéndolas, así que es mejor evitar comer caracoles que provengan de áreas con aumento de marea roja. Consumir estos caracoles puede ocasionar envenenamiento neurotóxico por mariscos, una enfermedad muy seria.

Más galerías de fotos



Escrito por kat black | Traducido por maria del rocio canales