¿Debes beber agua antes, durante y después de un entrenamiento?

Ya sabes que el agua es esencial para tu salud, y es probable que bebas ocho vasos al día fielmente. Sin embargo, si estás haciendo ejercicio es necesario aumentar tu ingesta de agua. Es importante beber agua en intervalos regulares antes, durante y después de tu sesión de ejercicio.

Importancia del agua

Más de la mitad de tu peso corporal está compuesto de agua, y necesitas agua para mantener el correcto funcionamiento de todos los órganos y células de tu cuerpo. Es necesaria para las funciones corporales, como la eliminación de residuos y la lubricación de las articulaciones. Cuando haces ejercicio, el agua también ayuda a regular tu temperatura corporal. Si no bebes suficiente agua durante la sesión de ejercicio, te estás poniendo en mayor riesgo de deshidratación y más complicaciones.

Deshidratación

Si te deshidratas durante el ejercicio, tus músculos empezarán a fatigarse. Puedes experimentar calambres, debilidad y pérdida de coordinación. En un estado de deshidratación, tu cuerpo es incapaz de enfriarse por sí mismo, lo que puede conducir a graves consecuencias, tales como agotamiento por calor o golpe de calor. Para evitar la deshidratación, necesitas estar al tanto de la cantidad de agua que consumes no sólo mientras estás haciendo ejercicio, sino también antes y después de tu entrenamiento.

Cuánta agua

El American Council on Exercise recomienda beber 17 a 20 onzas de agua dos o tres horas antes de comenzar el entrenamiento. Cerca de 20 a 30 minutos antes de tu entrenamiento, beber otras 8 onzas. Mientras estás haciendo ejercicio, beber de 7 a 10 onzas cada 10 a 20 minutos. Dentro de los 30 minutos antes de completar tu entrenamiento, beber 8 onzas adicionales. Pésate antes y después de tu entrenamiento, y bebe 16 a 24 onzas adicionales por cada libra que perdiste durante tu entrenamiento.

Consejos

Aunque es importante beber suficiente agua, el consumo de cantidades excesivas puede ser peligroso e incluso mortal. Para mayor comodidad, lleva una botella de agua contigo durante todo el día. Las botellas rellenables con marcas de onzas hacen fácil llevar un seguimiento de tu consumo de agua. Para un toque de sabor, prueba exprimir un poco de jugo de limón o lima en tu botella de agua. Por último, asegúrate de beber antes de tener sed. Una vez que experimentas sed, ya estás deshidratado.

Más galerías de fotos



Escrito por erica perna | Traducido por jaime alvarez