Por qué deberías comer brócoli crudo

El brócoli es un miembro de la familia vegetal de las crucíferas, junto con la coliflor, los repollitos de Bruselas y el repollo. Incorporar el brócoli a la alimentación conlleva muchos beneficios potenciales para la salud ya establecidos por la comunidad científica, mientras que otros se encuentran aún bajo investigación. Comer brócoli crudo en lugar de cocido puede ayudar a preservar su valor nutritivo.

Crudo o cocido


Comer brócoli crudo ayuda a mantener su valor nutritivo.

Ciertos métodos de preparación de los alimentos pueden causar que los vegetales pierdan algo de su valor nutritivo. Buena parte del contenido de fitoquímicos, vitaminas y minerales puede perderse durante la cocción. Los fitoquímicos son compuestos presentes en las plantas, responsables de combatir las enfermedades en el organismo. Cuanto más agua se utilice para cocinar el brócoli, se perderá una mayor cantidad de vitaminas hidrosolubles. Por lo tanto, comer brócoli crudo asegurará la conservación de los nutrientes que, de otro modo, se perderían durante la preparación. De todos modos, si deseas cocinar el brócoli, hazlo al vapor, usando la menor cantidad de agua posible con el fin de limitar la pérdida vitamínica.

Fibras, vitaminas y minerales


La vitamina C es abundante en los frutos cítricos y algunos vegetales, incluyendo el brócoli.

La vitamina C se asocia con frecuencia con los alimentos cítricos; no obstante, una porción de brócoli contiene el 60 por ciento del valor diario de ingesta recomendada para una dieta de 2.000 calorías. De acuerdo con los Centros de Control y Prevención de Enfermedades, media taza de brócoli contiene los siguientes valores diarios recomendados de otros nutrientes: 4 por ciento de la fibra diaria, 20 por ciento de vitamina A, 2 por ciento de calcio y 2 por ciento de hierro.

Químicos que combaten el cáncer


Tu ADN puede influenciar en qué medida el brócoli te protege de ciertos tipos de cáncer.

Cuando masticas o cortas el brócoli, éste desprende un tipo de químico presente en el alimento, denominado glucosinolato. Este elemento le brinda al brócoli y a otros vegetales crucíferos su sabor amargo o especiado. De acuerdo con el Instituto Linus Pauling, los glucosinalatos son poderosos agentes cancerígenos que neutralizan las sustancias que provocan el cáncer antes de que puedan dañar células saludables. Incorporar brócoli y otros vegetales crucíferos a la alimentación puede ayudar a prevenir cánceres de mama, colon, pulmón y próstata. Si bien estos vegetales son, en general, conocidos por su acción para combatir los agentes cancerígenos, tu ADN influenciará la medida en la cual el brócoli protegerá tu cuerpo del cáncer. Para que los beneficios de los vegetales crucíferos sean efectivos, el Instituto Linus Pauling recomienda la ingesta de al menos cinco porciones semanales.

Conveniencia


El brócoli crudo constituye una guarnición saludable y conveniente para las comidas hogareñas.

Si hasta el momento tu alimentación no incluye la cantidad suficiente de frutas y vegetales, entonces llenar tu refrigerador de brócoli fresco puede resultar conveniente. El brócoli crudo tiene buen sabor, aunque no pueda afirmarse lo mismo de todos los vegetales; además es fácil de transportar, lo cual lo convierte en un bocadillo saludable y adecuado. Si lo enjuagas antes de una salida, no necesitarás mantenerlo frío o calentarlo en el microondas para disfrutarlo durante el viaje. En casa, si no tienes tiempo suficiente para preparar una guarnición saludable, simplemente lava el brócoli crudo para comer.

Más galerías de fotos



Escrito por katrina josey | Traducido por sofia elvira rienti