¿Cuál debería ser la velocidad al montar una bicicleta en subida para un aficionado?

Pedalear hacia arriba es uno de los aspectos más intimidantes del ciclismo para los aficionados, pero no tiene por qué serlo. Puedes encarar las colinas más empinadas comprendiendo cómo responde tu cuerpo y cómo funciona tu bicicleta. Las bicicletas modernas están construidas con engranajes bajos que son adecuados para subir montañas. Combina la tecnología con un acercamiento confiado y estarás subiendo pendientes como un profesional en poco tiempo.

Impulso

Gana un poco de impulso antes de llegar a la colina. Hasta el impulso más pequeño te ayudará en las primeras yardas de la colina, especialmente si las colinas tienen una serie de bajadas en las que una colina lleva a la otra. Está bien utilizar los cambios más altos y rápidos al principio para ganar velocidad, pero mantén tus dedos en los gatillos y comienza a bajar los cambios rápidamente, de a un cambio a la vez, mientras comienzas a ganar velocidad. Hay dos o tres engranajes grandes en la parte delantera de la bicicleta. Para ganar velocidad al acercarte a la colina está bien utilizar el plato grande, pero cambia al segundo en el momento en el que se hace más difícil pedalear. Si tu bicicleta tiene tres platos, pasa al más pequeño, cuando realmente comiences a subir. Si tu bicicleta sólo tiene un plato, realmente no está hecha para subir pendientes, así que simplemente intenta mantener un ritmo estable.

Engranajes traseros

El spinning es una técnica utilizada por los profesionales para subir colinas. Básicamente es cuando los pedales son fáciles de girar y no haces tanta presión. Mientras la colina se hace más profunda, comienza a bajar los cambios de a uno a la vez, dependiendo de cuán difíciles sean de empujar los pedales. Los cambios podrían ser entre segundos entre sí en las colinas pronunciadas. Intenta mantener tus pies en movimiento a la misma velocidad o cadencia, pero si los sientes demasiado livianos o te estás quedando sin aliento, disminuye el ritmo. Cuando los cambios no pasen o tu bicicleta no responda, significa que ya estás en el cambio más bajo. Si es posible mantén y guarda el último engranaje para cuando estés por llegar y luego pasa al cambio más liviano para la última parte de la colina.

Parado y sentado

Manténte en el asiento siempre que puedas, si es posible hasta llegar a la cima. Puedes subir mejor si te mantienes sentado, pero cuando estás cerca de la cima, está bien utilizar el peso de tu cuerpo para impulsarte hacia la cima. Si te paras demasiado pronto acelerarás, pero también lo harán tus pulmones y el corazón. Esto puede exceder tu capacidad aeróbica. Si no estás lo suficientemente cerca de la cima, te quedarás sin aliento y no lo lograrás. En las colinas cortas a donde puedes ver la cima fácilmente, está bien pararse, pero sólo si estás a unas pocas yardas o menos.

El límite de 4 millas por hora

Si tu bicicleta no está en las velocidades más bajas adelante y atrás y estás presionando los pedales, sólo mantén la bicicleta en movimiento y observa el velocímetro. Si estás a menos de 4 millas por hora puedes ir más rápido. Ir a esta velocidad tan lenta puedes hacer que sea inestable y seguramente te caigas, a no ser que aceleres un poco. Si necesitas descansar está bien. Tómate algunos minutos para tomar aliento y vuelve a intentarlo nuevamente. Las bicicletas pueden ir cómodamente en la superficie plana a unas 16 millas por hora. La mayoría de las colinas de la carretera están entre 3 y 10 grados de pendiente. Las inclinaciones pequeñas o graduales pueden estar entre 3 y 5 grados. Está bien trepar este tipo de colinas a entre 8 y 10 millas por hora si estás cómodo. Las colinas más inclinadas de hasta 5 a 10 grados normalmente requieren velocidades menores a 10 millas por hora hasta el corte de las 4 millas por hora. Si todo lo demás falla continúa repitiendo el mantra del ciclista: "es sólo una colina, supérala".

Más galerías de fotos



Escrito por wade shaddy | Traducido por sebastian castro