¿Debería aumentar los líquidos durante el entrenamiento de esfínteres?

En un artículo publicado en Boys Town, el doctor Patrick C. Firman, un experto en comportamiento pediátrico, dice que animar a tu hijo a llenarse de líquidos le dará más oportunidades para practicar ir al baño. Las aptitudes de esfínteres de tu pequeño hijo mejorarán con cada viaje que haga. Auqnue podría tener muchos accidentes al principio, se volverán menos al aumentar la cantidad de viajes al baño exitosos.

Tiempos

Dar vueltas, hacer caras y cruzar las piernas pueden ser todos indicios de que el niño debe ir al baño, especialmente si ha bebido mucho. Normalmente los niños tienen que orinar una hora después de haber bebido, según el sitio web KidsHealth.org. Si observas el reloj, midiendo el tiempo de viaje al baño, puedes disminuir la cantidad de accidentes. También puedes tener que recordarle a tu hijo de ir al baño si no ha ido en las últimas dos horas. Mientras que preguntar no siempre funciona, decirle que es hora de ir al baño y llevarlo puede tener mejores resultados. Lo que no quieres hacer es decirle demasiado a menudo, de lo contrario, podrías encontrarte con un poco de resistencia.

Movimientos intestinales difíciles

Si tu hijo parece estar reteniendo cuando se trata de defecar en el baño, el culpable puede ser el miedo. Los niños que no tienen problemas al orinar, algunas veces necesitan más tiempo para poder hacer lo segundo. Desafortunadamente, cuando los niños retienen, se pueden constipar. Aumentar la cantidad de líquidos que bebe tu hijo ayudará a que sus heces sean más suaves para que no lo lastimen al defecar. Hacer que sea un momento fácil lo podría animar a no retener.

Preparación

Darle más bebidas a tu hijo cuando está entrenando esfínteres no ayudará a no ser que esté emocional y fisiológicamente preparado para el próximo paso en su vida. Aunque no hay una edad exacta para que un niño esté listo para este entrenamiento, hay señales de cuándo es el momento. El doctor Phil McGraw, un psicólogo clínico y conductor de un programa matutino destaca que la American Academy of Pediatrics recomienda que los padres esperen hasta los dos años de edad antes de comenzar con el proceso de entrenamiento. Para esta época, la mayoría de los niños se pueden quitar y poner los pantalones y se mantendrán secos por lo menos por dos horas. A los dos años, la mayoría de los bebés pueden seguir instrucciones simples, lo que es otro prerrequisito para el entrenamiento de esfínteres.

En la noche

Puede tomar más tiempo lograr el entrenamiento de esfínteres para tu niño durante la noche que durante el día. Un niño no tiene tanto control de vejiga durante la noche según FamilyDoctor.org, así que no querrás que su vejiga esté llena cuando se vaya a la cama. Dale menos que beber mientras se acerca la hora de la cama, pero asegúrate de que beba muchos líquidos durante el día.

Más galerías de fotos



Escrito por amber keefer | Traducido por sebastian castro