¿Deben los padres forzar a sus hijos a comer cuando no lo hacen?

Muchos padres se preguntan si sus hijos están comiendo lo suficiente y qué hacer con los niños que no quieren comer. De acuerdo con la revista Time, muchos padres no tienen de qué preocuparse. Permanece tranquilo y practica la paciencia. Muy posiblemente, los niños comerán cuando tengan hambre.

Estimula, no obligues

Como menciona Ellyn Satter, autora y experta en nutrición infantil, intentar que los niños coman más puede ser un detonante que haga que los niños coman menos. También crea estrés en la familia, hace desagradable el momento de las comidas y puede resultar en problemas alimenticios para toda la vida. El sitio Family Doctor sugiere estimular a los niños a comer, estableciendo rutinas predecibles para hacerlo, manteniendo la hora de las comidas agradables y sirviendo una variedad de alimentos saludables que se vean y sepan bien. Asegúrate de servir al menos una comida que sepas que le gusta a tus hijos. Déjalos verte comer una gran variedad de comida para animarlos a que intenten nuevos sabores.

Division de responsabilidad

Satter ha desarrollado un modelo para alimentar a los niños, conocido como la división de responsabilidad. Los padres son responsables de decidir qué servir, cuándo servirlo y dónde hacerlo, recomendando servir las comidas y refrigerios en la mesa, no frente a la televisión. Los niños son responsables de decidir qué y cuánto comer, seleccionando de la comida que sus padres le sirven. Deja que los niños coman lo que quieran. Solo debes de estar seguro de que tienen una amplia variedad de comida sana de dónde escoger.

Tratando con comedores quisquillosos

Muchos niños son de cierta forma quisquillosos sobre lo que comen. PBS Parents destaca que los padres con frecuencia confunden la renuencia natural de los niños a pocos alimentos, con que sean quisquillosos. Frecuentemente los niños deben estar expuestos a nuevos alimentos antes de que terminen por aceptarlos. Continúa sirviendo nuevos alimentos junto con los de siempre. También, trata de preparar los favoritos de nuevas maneras y de preparar nuevos alimentos de manera parecida a la de los viejos. Por ejemplo, si a tu niño le gustan las zanahorias crudas con aderezo ranchero, intenta probar nuevos vegetales crudos para condimentarlos igual, o agrega zanahorias a la sopa que a tu hijo le gusta.

Cuándo preocuparse

Algunos niños comen menos que otros. Algunos niños son por naturaleza, más pequeños y delgados que otros. Por lo general, esto no es causa de preocupación. Satter dice que mientras el peso de tu hijo permanezca cerca o en el mismo percentil, que indica que está creciendo de manera estándar, todo está probablemente bien. Si su peso empieza a caer de percentil, esto si puede ser causa de preocupación. Habla con el pediatra de tu hijo si te preocupa su peso o su dieta.

Más galerías de fotos



Escrito por kelly morris | Traducido por elizabeth garay ruiz