Cómo deben los padres comunicarse con sus hijos adolescentes

Los padres y adolescentes no siempre se miran ojo a ojo, que es por lo que la comunicación diaria habitual puede ser difícil. La naturaleza volátil y malhumorada de la mayoría de los adolescentes puede convertir un "¿cómo estuvo tu día?", en una situación importante para gritar. Al reestructurar el cuándo, dónde y el cómo de tu comunicación, en realidad estarás logrando algo más de tu adolescente que solo un si refunfuñado o que no tengas respuesta. La comunicación significativa te mantiene conectado y sintonizado con lo que sea con lo que tu adolescente esté tratando.

Haz tiempo

Con la escuela, el trabajo, las actividades extracurriculares y la vida social, es difícil hacer tiempo en tu programación para que tú hijo y tú puedan hablar. Pero la comunicación con un adolescente trata sobre cuándo y dónde poder hacerlo, no solo de decirlo, confirma el Alabama Cooperative Extension Service. Ya sea que platiques durante la cena o hables sobre el día mientras pones tu serie favorita o actúas como chofer de tu hijo adolescente, dedica unos cuantos minutos cada día a platicar y conectarte con él para que pueda sentirse importante y escuchado.

Haz preguntas

Solo porque preguntaste "¿cómo te fue en tu día?" no significa que estés realizando la tarea completa de comunicación con tu adolescente. Las posibilidades existen de que te de un si o ninguna respuesta antes de huir a su recámara. En cambio, piensa sobre tus preguntas de antemano y de cómo manejar la comunicación. En lugar de preguntar "¿cómo te fue el día de hoy?", pregunta "¿cuál fue tu parte favorita del día?". Realiza preguntas que requieran pensar en la contestación ya que esto te ayudará a dialogar con tu hijo.

Negando consejos

Es tentador querer aportar tu granito de arena cuando hables con tu adolescente, pero hazlo con mucho cuidado. Ofrecer demasiado consejo o juzgar a tu hijo por lo que te dice puede generar el silencio. La Ohio State University recomienda que ofrezcas consejo a tu hijo hasta que te lo pida. En ocasiones, los adolescentes prefieren que les escuches y no quieren a una persona que los juzgue o que les de consejos.

Emplea declaraciones de "yo"

Una de las maneras más poderosas de conectar con tu adolescente es hablando de ti. En su libro "How to Get Your Teen to Talk to You", los expertos sobre las relaciones familiares, Connie Grigsby y Kent Julian sugieren usar conceptos de "yo" para asegurarse de que no culpas a tu hijo. En lugar de decir "no llegaste a la hora que quedamos y no me has hecho caso", intenta "no me siento bien cuando no sigues las reglas". Tomando responsabilidad de tus propias emociones, haces que el diálogo con tu adolescente se trate de pensar y sentir, en lugar de poner toda la culpa sobre sus hombros.

Más galerías de fotos



Escrito por kay ireland | Traducido por elizabeth garay ruiz