Cuándo deben los niños cambiar a una tabla de nieve para adultos

Las compañías están haciendo tablas para niños con tecnología que va desde principiantes hasta avanzados para aquellos que esquían. Una vez que tu pequeño haya dado un estirón, hay algunos consejos que puedes necesitar para saber cómo cambiarlo a una tabla para adultos que mejorarán sus habilidades en general.

¿Estás seguro de que es el momento?

Hay muchas tablas para niños que están diseñadas para aquellos que son más grandes o snowboarders más avanzados, pero que todavía no alcanzan el tamaño de un adulto. Muchas compañías como Burton, K2 y Ride tienen una línea específica para niños de hasta 100 libras (45,5 kg) con algunos años de experiencia en la montaña. Si el conductor no es muy avanzado, una tabla grande para niños puede que sea la mejor opción, especialmente si no hay mucho presupuesto.

Conductor y la altura de la tabla

Una de las formas más sencillas de decir si es tiempo o no de cambiar a una tabla para adultos es pararla a lado de su usuario. Si le gusta hacer trucos, una tabla corta que llegue a la altura de su cuello es perfecta. Una tabla mediana es mejor para aquellos que gustan de pasar por todo tipo de terrenos, debe de medir entre la barbilla y la nariz. Si cualquiera de estas medidas excede los 140 centímetros, está listo para una tabla para adultos.

El peso del conductor

Cuando escojas una tabla, el peso es muy importante, tanto como la altura. Si él pesa más de 100 o 115 libras (45-52 kg) es tiempo de darle una tabla para adultos. Siempre revisa las recomendaciones de peso al momento de comprar una tabla. Si el usuario pesa más que 115 libras, no podrá utilizar la tabla en su máximo potencial. Por lo mismo, uno que es muy ligero para una tabla de adultos tendrá dificultades para controlar la tabla.

Nivel de habilidad

Ya que las tablas para niños están específicamente diseñadas para ellos, no están hechas para aquellos más profesionales. Las tablas para adultos son más costosas, pero esto por lo general indica que tienen otra tecnología. Mientras el usuario avanza, cosas como la flexibilidad, curvaturas, y cortes laterales entran en juego. Estos conceptos se toman en cuenta para diseñar las tablas de adultos, mientras que las tablas para niños por lo general están hechas para que resistan y duren. Si eres un conductor avanzado y estás llegando a la altura máxima o el peso de tu tabla para niños, es tiempo de invertir en una tabla para adultos.

Más galerías de fotos



Escrito por courtney mccaffrey | Traducido por mariana perez