¿Debe un niño usar suspensorio cuando practica deportes?

Muchos deportes, como el fútbol y el hockey, requieren cierto equipo protector, como hombreras y coderas para niños y adultos. Sin embargo, no todos requieren que los niños utilicen suspensorios para proteger sus sensibles áreas privadas. Incluso si el entrenador no hace que los chicos usen suspensorios, tú puedes hacer que sean un requisito para la mayoría de los deportes que tu hijo practica, para ayudarlo a evitar una lesión potencialmente grave.

El riesgo existe

Aunque no se puede obligar a los niños a usar suspensorios de protección en la mayoría de deportes, eso no significa que no haya un riesgo. Cualquier patada rápida, pelota o casco que golpee a un niño en sus partes privadas pueden causar graves daños, incluyendo una hemorragia interna, fractura o ruptura testicular. Si se dejan sin tratamiento demasiado tiempo, estos problemas pueden conducir a que el niño pierda un testículo. Generalmente hecho de plástico, un suspensorio está diseñado para sujetar los genitales lo más cerca posible del cuerpo del niño, absorbiendo gran parte de la fuerza de los golpes directos.

Deportes de mayor riesgo

Algunos deportes, como la natación y la carrera a campo traviesa, en realidad no requieren que los niños usen suspensorios de protección. Hay poco o ningún riesgo de que se presente un fuerte traumatismo en su área privada. Sin embargo el niño debe usar suspensorios cada vez que practique deportes que impliquen un contacto físico directo, tal como usaría espinilleras o un casco. Estos deportes incluyen los más obvios, como el fútbol americano y el hockey, pero también algunos menos evidentes, como el soccer, ​​el baloncesto y el béisbol.

Encontrar el ajuste

El ajuste adecuado es la clave para asegurarte de que tu hijo esté bien protegido. Es mejor si puedes hacer que se pruebe el equipo antes de comprarlo, pero si esto es demasiado embarazoso en la tienda, compra un par de tallas y devuelve la que no necesites. El suspensor debe quedar ajustado firmemente dentro de una bolsa, generalmente un soporte escrotal, y sostenerse firmemente sobre el área genital del niño. Debe ajustarse sin restringir el movimiento de las piernas, pero tiene que ser lo suficientemente grande como para cubrir completamente toda el área genital.

Cuando un suspensor está fuera de discusión

Cada vez más atletas adultos están dejando de utilizar suspensorios, lo que significa que tu hijo puede insistir en ello también. Aunque un suspensorio ofrece la mejor protección, hay un par de opciones para conseguir una mínima protección sin necesidad del suspensorio. El soporte escrotal, si se ajusta perfectamente, puede sujetar firmemente los genitales contra el cuerpo y reducir las posibilidades de que sean golpeados con algo más que un golpe indirecto. Lo mismo puede decirse de los pantalones cortos o shorts de compresión, destinados para ser usados debajo de los uniformes. Ambas opciones ofrecen variedades diseñadas para albergar suspensorios y otras destinadas exclusivamente para usarse sin ellos.

Más galerías de fotos



Escrito por rob harris | Traducido por josé antonio palafox