Datos nutricionales: jarabe de arce puro versus azúcar blanca

Con ilimitadas opciones en el mercado, elegir el edulcorante correcto puede ser abrumador. Algunas de las opciones más populares incluyen azúcar, miel, jarabe de arce, agave o una variedad de edulcorantes artificiales. El jarabe de arce y el azúcar blanca derivan de fuentes naturales y aportan calorías y carbohidratos a tu ingesta diaria. Sin embargo, varían en la cantidad de procesamiento necesario para hacerlos y en su contenido de nutrientes.

Proceso requerido

El jarabe de arce puro está relativamente sin procesar. De los árboles de arce se extrae la savia y esta se hierve para concentrar el líquido en un jarabe. El azúcar, por el contrario, la cual está hecha de la caña de azúcar o de la remolacha azucarera (sugar beet), requiere una gran cantidad de procesamiento que ocurre generalmente en las fábricas. La caña o remolacha es mezclada con agua caliente, hervida y machacada para soltar los jugos. Los diferentes productos químicos pueden utilizarse en varios puntos del proceso de refinación como cal, tierra de diatomeas y ácido fosfórico. Los jugos luego se filtran y blanquean usando carbón, carbón de hueso o un sistema de intercambio iónico. El azúcar granulada finalmente se produce cuando el agua se evapora del jugo.

Minerales presentes

Debido al proceso de refinamiento en profundidad requerido para producir azúcar blanco, las vitaminas o minerales no se quedan en el producto final. El jarabe de arce también carece de vitaminas; sin embargo, contiene una variedad de minerales en diferentes concentraciones. Por ejemplo, el jarabe de arce puro contiene pequeñas cantidades de calcio, hierro, magnesio, potasio, zinc, cobre y manganeso. Estos minerales juegan un papel esencial en tu cuerpo, incluyendo la formación de la célula, apoyo inmunológico, mantener la salud de los glóbulos rojos, huesos y dientes fuertes, regular las contracciones musculares y equilibrar los fluidos.

Macronutrientes

El jarabe de arce y el azúcar blanca son comparables en su contenido de macronutrientes. Ningún edulcorante contiene grasa o proteína. El jarabe de arce ofrece 52 calorías por cucharada, el azúcar blanca ofrece 45 calorías por cucharada. Esto hace que tanto el jarabe de arce como el azúcar blanca sean ricos en calorías, lo que significa que proporcionan una gran cantidad de calorías en relación con el volumen de los alimentos. Para evitar comerlos en exceso y la potencial ganancia de peso, debes ser consciente del tamaño de la porción al usar cualquier edulcorante.

Contenido de carbohidrato

Los edulcorantes son también comparables en su contenido de azúcar y carbohidratos. Ambos proporcionan 12 a 13 gramos de carbohidratos por cucharada, de las cuales proviene el azúcar. Estos alimentos son azúcares simples, lo que significa que se digieren y son absorbidos en el torrente sanguíneo rápidamente. Comer demasiados azúcares simples puede causar una cantidad de azúcar elevada en la sangre, lo que es particularmente perjudicial si tienes diabetes. Según la American Dental Association, la ingesta de azúcar alta también puede producir caries dentales.

Más galerías de fotos



Escrito por erica kannall | Traducido por marcela carniglia