Datos nutricionales sobre el germen de trigo

Los granos de trigo tienen tres partes principales: el salvado, el endosperma y el germen. Luego de que la capa externa dura se retira y se extrae el endosperma, sólo queda el germen. El germen puede ser la parte más pequeña, pero le da combustible a todo el grano almacenando una gran cantidad de nutrientes. Al agregar germen de trigo a tus licuados, cereales para el desayuno o ensaladas, estarás aumentando drásticamente el valor nutricional de tu comida favorita.

Lleno de grasas buenas

Un cuarto de taza, con alrededor de 1 onza (28 g) de germen de trigo, tiene algo menos de 105 calorías. Aproximadamente un cuarto del total de las calorías, 25 calorías, proviene de la grasa. Si bien es posible que pienses que algo con tal porcentaje de grasa es perjudicial para tu salud, piensa nuevamente. El germen de trigo está cargado de grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas. Estas grasas buenas protegen del corazón al disminuir el colesterol en la sangre y mejorar la presión arterial.

Rico en fibra

En su mayor parte, los cereales, como el germen de trigo, son una fuente saludable de fibra insoluble. Si alguna vez te sientes obstruido, es la fibra insoluble la que actúa como una escoba y te ayuda a eliminar todos los desechos. Consumir abundante fibra insoluble en la dieta te mantiene regular, aunque es importante concentrarse en la recomendación de fibra total, no sólo en un tipo específico de fibra. Para la dieta habitual de 2.000 calorías, necesitarás 28 gramos de fibra, que cumple con la recomendación del aumento de 14 g cada 1,000 calorías, según las Dietary Guidelines for Americans, 2010. Encontrar la forma de consumir un cuarto de taza de germen por día, que aporta 3.8 g de fibras totales, cumple con casi el 14% de tu recomendación.

Rico en vitaminas del grupo B

Una ventaja de separar el germen del grano de trigo es que obtienes una fuente rica en vitaminas del grupo B. Las vitaminas del grupo B trabajan duro y dependen unas de otras para mantener el metabolismo funcionando en todo su potencial. Convierten los alimentos que consumes en energía y ayudan a almacenar energía para ser usada después. En su tiempo libre, estas vitaminas potencian las células cerebrales, crean nuevos glóbulos rojos y mantienen funcionando el sistema nervioso. Obtendrás más del 12% de tus requerimientos diarios de niacina de un cuarto de taza de germen de trigo, el 20% de tus necesidades de folato, más del 20% de la recomendación de B-6, más del 10% de la ribofalvina que requieres a diario y casi la mitad de tus necesidades básicas de tiamina.

Lleno de minerales

El germen de trigo es una fuente natural de todos los minerales que necesitas en tu dieta diaria. Obtendrás más de un tercio de tus requerimientos diarios de zinc en un cuarto de taza de germen de trigo. El zinc puede proteger la visión, ayudar a crea nuevas células y estimular las funciones del sistema inmunológico. La misma porción de germen de trigo provee más de un tercio del fósoforo que necesitas para un día. El fósforo apoya las funciones genéticas de las células, transporta grasas en la sangre y fortalece los huesos. Para mayor fortaleza ósea, tu porción de germen de trigo te provee más del 15% de tus requerimientos de magnesio por día. Un cuarto de taza de germen de trigo también te aporta más del 10% de tus necesidades diarias de hierro para ayudar en el transporte de oxígeno en todo el cuerpo.

Más galerías de fotos



Escrito por melodie anne | Traducido por paula santa cruz