Datos nutricionales del aceite de coco

El aceite de coco le da un rico sabor a muchos alimentos como las verduras salteadas, a las recetas de alimentos horneados y a las carnes fritas. Este aceite contiene elevados niveles de grasa, sobre todo de grasas saturadas. Sin embargo, este aceite así como el de palma, contiene ácido láurico, el cual es un buen tipo de ácido graso. El ácido láurico es particularmente beneficioso para tu salud, por lo que es bueno usarlo en las recetas pero con moderación.

Grasas y calorías

Todas las calorías del aceite de coco provienen de la grasa. Aunque eso puede escucharse intimidante, se supone que debes ingerir un poco de grasa en tu dieta. La grasa absorbe vitaminas, protege a los órganos, crea varios tipos de hormonas y mantiene la temperatura del cuerpo dentro de un rango normal. Una cucharada de aceite de coco tiene unos 13.5 gramos de grasa total. Debido a que cada gramo de grasa contiene 9 calorías, una cucharada de aceite de coco equivaldrá a 120.

Cantidad permitida de grasa diaria

El cuerpo requiere grasa para llevar a cabo numerosas funciones, entonces de un 20% a un 35% de las calorías deben provenir de las grasas, según lo establecido en las Dietary Guidelines for Americans del 2010. Para que tengas una idea, si en promedio necesitas 2,000 calorías diarias, puedes consumir de 400 a 700 calorías que provengan de la grasa. Divide esta cantidad entre 9 para que las conviertas en gramos, si te es más fácil seguir tu régimen en gramos. En este caso, tu consumo de grasa permitido por día equivale de 44 a 78 gramos de grasa total. Así que si agregas una cucharada de aceite de coco a tu plato de verduras salteadas, el valor calórico equivale de un 17% a un 31% total de grasa que consumirás al día, si tu base son 2,000 calorías.

Consideraciones sobre las grasas saturadas

La grasa saturada tiene una mala reputación, ya que puede elevar los niveles de colesterol y aumentar el riesgo de enfermedades del corazón. Debido a que puede ser perjudicial, las Dietary Guidelines for Americans del 2010 señalaron que tu consumo de grasas saturadas no debe rebasar el 10%. Esto equivale a 200 calorías de grasa saturada o a 22 gramos, para una dieta de 2,000 calorías. Acerca de 11.8 gramos de la grasa total en 1 cucharada de aceite de coco, o casi el 90% son grasas saturadas. Casi la mitad de toda la grasa saturada en el aceite de coco es ácido láurico. Esta sustancia tiene una composición química diferente a los otros tipos de grasa saturada y puede mejorar los niveles de colesterol al elevar el colesterol bueno, las lipoproteínas de alta densidad, o el colesterol HDL, según explica el Dr. Walter C. Willett, del Department of Nutrition at Harvard School of Public Health. Sin embargo, utiliza el aceite de coco con moderación ya que es alto en grasas y calorías.

Vitaminas y minerales

El aceite de coco no es particularmente rico en micronutrientes, aunque tiene huellas de algunos. El único mineral que tendrás del coco es el hierro, que favorece el transporte de oxígeno. El aceite de coco contiene una minúscula cantidad de vitamina K, que ayuda a la sangre a coagularse. Además, podrás obtener un poco de vitamina E, que es una vitamina antioxidante que aniquila a los radicales libres dañinos y protege a todas las células.

Más galerías de fotos



Escrito por melodie anne | Traducido por xochitl gutierrez cervantes