Datos sobre niños con problemas en la escuela

Desde el divorcio hasta el abuso y negligencia, hay varias razones por las que un niño puede tener problemas, y que pueden afectar no sólo al niño, sino también a todos los demás en su clase. Cuando un niño tiene problemas, no puede concentrarse en su trabajo escolar, pero también puede tener problemas de comportamiento, sociales y mentales que afectan su capacidad para tener éxito en la escuela. Conocer los hechos es crucial para lograr que los niños obtengan la ayuda que necesitan.

Bajas calificaciones

Los niños con problemas a menudo experimentan una gran cantidad de estrés relacionado con su situación, y que pueden afectar negativamente su capacidad para tener éxito en el aula. Cuando un niño pasa sus días preocupado por lo que le está molestando, como padres que se están divorciando, ser intimidado o un familiar con enfermedad terminal, es menos probable que preste atención a sus lecciones y logre buenas calificaciones. Los niños con problemas tienen menos probabilidades de completar las tareas en el hogar y, a menudo también presentan un mal desempeño en las pruebas estandarizadas. Las bajas calificaciones también pueden ser un signo de que el niño está preocupado, sobre todo si normalmente tenía calificaciones altas, según James M. Kauffman y Frederick J. Brigham, autores del libro "Working With Troubled Children".

Baja autoestima

Los niños con problemas a menudo tienen una baja autoestima y falta de confianza en sí mismos. Si un niño es abusado de cualquier manera, podría sentirse mal consigo mismo y preguntarse por qué es víctima del delito. También podría internalizar lo que su agresor le está diciendo y empezar a creer que es verdad, lo cual puede dañar de manera significativa la imagen que tiene de sí mismo. Kauffman y Brigham señalan que los niños que son intimidados por sus compañeros, ya sea física o verbalmente, también experimentan baja autoestima.

Problemas de comportamiento

Muchos niños se comportan mal y causan problemas en la escuela como una forma de lidiar con el estrés que sienten. Las conductas leves pueden incluir hablar en clase, ser insolente con un profesor y decir cosas desagradables a sus amigos. En casos más extremos, un niño con problemas podría mostrar un comportamiento antisocial y violento, según Morley D. Glicken, autor de "Evidence-Based Practice with Emotionally Troubled Children and Adolescents". Los niños que son abusados ​​físicamente en el hogar podrían arremeter con agresión hacia sus compañeros en el parque infantil y pueden ser más propensos a meterse en peleas con sus compañeros. Los niños con problemas son también más propensos a ser rebeldes hacia cualquier adulto que actúa como una figura de autoridad en sus vidas.

Problemas sociales

Los niños llenos de problemas a menudo tienen dificultades para hacer y mantener amigos. Algunos niños podrían mantenerse alejados de sus compañeros, mientras que otros pueden llegar a ser demasiado agresivos en su búsqueda de amigos que puede causar que otros niños se resistan a la relación. Los niños con problemas también pueden dañar las amistades existentes debido a que son más propensos a mentir, robar y manipular, según Kauffman y Brigham. Los niños que tienen problemas son a menudo blanco de intimidación, sobre todo si socialmente se aíslan del resto de sus compañeros.

Más galerías de fotos



Escrito por sara ipatenco | Traducido por dayana trillo