Datos sobre la natación

Ya sea que te zambullas en una piscina y comiences a dar vueltas para eliminar el estrés del día o simplemente quieras refrescarte y descansar mientras haces ejercicio, estás haciendo maravillas con tu cuerpo. La natación ofrece una amplia gama de beneficios en la condición física que hace de esta actividad una rutina valiosa tanto para nadadores novatos como de alto rendimiento.

Fortalecimiento de todo el cuerpo

No debes considerar a la natación como una alternativa para el entrenamiento con pesas, pero es imposible hacer caso omiso de los beneficios de la natación para incrementar la fortaleza física. El agua presenta una resistencia significativa, hasta 20 veces más que el aire, de acuerdo con el American Council on Exercise; esto hace más difícil mover tu cuerpo en el agua que en tierra. La natación es un ejercicio para todo el cuerpo, fortaleciéndolo de pies a cabeza.

La natación para un cuerpo más esbelto

Si estás ansioso por bajar de peso, la natación es una de las mejores maneras de lograrlo. La Harvard Medical School destaca que con la natación quemas calorías más rápido que con la mayoría de otras formas de ejercicio. La brazada que utilizas durante la natación influye en la rapidez con que quemas calorías. El nado libre y la mariposa te permiten quemar calorías más rápidamente, seguido de la brazada de pecho y de espalda. Cuando nadas con estilo mariposa, quemas calorías al mismo ritmo que cuando corres a 6,7 mph (10,8 km/h). Durante una sesión de 30 minutos con estilo de mariposa, una persona de 185 libras (83,91 kg) quema aproximadamente 488 calorías; la misma persona quema alrededor de 444 calorías nadando de pecho el mismo tiempo.

Aumenta tu autoestima

Aún cuando elijas nadar sólo por sus beneficios físicos, esta forma de ejercicio ofrece una serie de beneficios que mejoran tu bienestar emocional. La cualidad repetitiva del ejercicio puede tener un resultado similar a la meditación permitiendo relajar tu mente, incluso cuando sometes a tu cuerpo a retos. La natación puede mejorar tu estado de ánimo, reduce la depresión y como fortalece tu cuerpo y quema grasa, aumenta la confianza en ti mismo.

Entrenamiento sin dolor

Cuando estás enfermo, recuperándote de una lesión o en tratamiento de la obesidad, practicar la natación puede exactamente lo que recetó el doctor. La capacidad de flotar en el agua puede reducir el dolor articular, mejorar la movilidad y ayudar a mover tu cuerpo de maneras que serían dolorosas o difíciles en tierra. Si tienes artritis, por ejemplo, el bajo impacto de la natación puede permitir que hagas ejercicio sin experimentar dolor. La natación también puede ayudar a pacientes con asma, ya que el aire húmedo por encima del agua reduce los cambios fisiológicos que conducen a los ataques de asma.

Más galerías de fotos



Escrito por william mccoy | Traducido por sergio mendoza