Cómo darle impulso a tu metabolismo en la menopausia

La menopausia, la etapa en la vida de una mujer cuando sus períodos mensuales cesan, por lo general alrededor de los 50 años, es una época de cambios. Uno de esos cambios, que es hormonal y relacionado con la edad, para muchas mujeres es el aumento de peso especialmente en el abdomen, que aumenta el riesgo de diabetes, presión arterial alta, enfermedades del corazón y algunos tipos de cáncer. Pon en marcha tu metabolismo en la menopausia, con cambios específicos en tu dieta y rutina de ejercicios.

Nivel de dificultad:
Moderado

Instrucciones

  1. Participa regularmente en entrenamientos de fuerza. La tasa metabólica en reposo, o la velocidad a la que quemas calorías, disminuye cada año con la pérdida normal del tejido muscular que se produce a medida que envejeces. Contrarresta esta tendencia, participando en el entrenamiento de fuerza regular para preservar o construir tu masa muscular y quemar más calorías.

  2. Trata de hacer 30 minutos de ejercicios aeróbicos la mayoría de los días. El ejercicio aeróbico, como caminar a paso ligero o usar una máquina de remo o elíptica, quema calorías y puede ayudar a controlar ru peso. Vístete en capas, y bebe mucha agua para evitar la deshidratación por los sofocos que se pueden producir durante el ejercicio.

  3. Come menos. Sin embargo, no comas menos de 1.200 calorías por día. A partir de tus 50 años, necesitarás alrededor de 200 calorías menos por día que cuando tenías 30 o 40 años. Elige alimentos ricos en nutrientes, que sean ricos en nutrientes en relación a las calorías, para seguir recibiendo la nutrición adecuada. Come una manzana en lugar de galletas, una patata en lugar de papas fritas, verduras adicionales en lugar de un panecillo y pan de trigo integral en lugar de blanco. No reduzcas tus calorías por debajo de 1.200, porque la disminución excesiva de calorías puede ralentizar tu metabolismo considerablemente.

  4. Consume alimentos ricos en fibra. Los alimentos altos en fibra, como frutas, verduras, cereales integrales y legumbres, son relativamente bajos en calorías y altos en volumen y tardan más en ser comidos. Una comida rica en fibra te llena y frena el apetito, lo que puede ayudarte a mantener o perder peso.

  5. Come proteína magra. La proteína requiere más esfuerzo para que tu cuerpo la digiera, lo que equivale a más calorías quemadas. Trata de obtener del 16 al 20% de tus calorías de proteínas magras cada día a partir de alimentos como pollo y pavo sin piel, pescado, productos lácteos bajos en grasa y legumbres.

Más galerías de fotos



Escrito por gianna rose | Traducido por sofía bottinelli