Cómo dar masaje en zonas con piel suelta

La piel suelta puede ser un problema para las personas por múltiples razones. Algunas veces, perder peso demasiado rápido puede dar como resultado piel suelta. Esta situación ocurre también de manera natural conforme la gente va envejeciendo y para otras personas, es solo la manera en que los cuerpos están conformados. Tener piel suelta no debería imposibilitar que una persona reciba un masaje; sin embargo, se necesita tener un cuidado especial con esta condición para evitar lastimar a la persona que está recibiendo el masaje, dañar la piel o dar un masaje poco efectivo al no alcanzar el tejido muscular.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Crema o loción para masajes
  • Toalla

Instrucciones

  1. Usa tus manos, antebrazos o dedos para aplicar compresión a las áreas con piel suelta, en lugar de simplemente deslizar las manos hacia arriba y hacia abajo de la espalda, brazos y otras áreas. En una persona con piel suelta, utilizar movimientos tradicionales de masaje, como los movimientos largos y suaves hacia arriba y hacia abajo del brazo o la pierna puede jalar la piel y causar dolor. Puede también avergonzar a la persona. En lugar de eso, presiona en las áreas justas para tener acceso a los músculos.

  2. Evita el uso de aceite para masaje cuando des un masaje a alguien que tiene piel suelta. Puedes realizarlo en seco o usar una crema o loción para masaje espesa, de manera que la piel no quede tan resbalosa. Esto hará que aplicar las técnicas de compresión sea más sencillo. Si aplicas loción para el masaje y luego te das cuenta que resulta demasiado difícil trabajar en el área de esta manera, usa una toalla para limpiar la loción o apoya la toalla en toda el área y comprime y aprieta con cuidado los músculos con la toalla.

  3. La zona del rostro masajéala sin loción. Esta es un área en donde comúnmente se tiene piel suelta y la piel también tiende a ser delicada. Usa las puntas de tus dedos para frotar cuidadosamente, pero realiza círculos firmes a lo largo de la mandíbula, frente y mejillas, presionando en los músculos sin hacer arrastres innecesarios a la piel.

  4. Aprieta músculos grandes, como los de la parte superior de la espalda y hálalos suavemente para aliviar la tensión de los músculos. Cuando hagas esto con alguien que tiene piel suelta, asegúrate de agarrar el músculo y no solamente jalar la piel. Si la piel está demasiado suelta esto no parecerá posible, en vez de esto, usa tus pulgares para presionar en esas áreas.

Consejos y advertencias

  • Si la persona a quien vas a dar el masaje siente pena acerca de su piel suelta, ten especial cuidado en asegúrate de que lo más posible del cuerpo de la persona esté cubierto durante el masaje; solo descubre cada área conforme trabajas en ella.
  • Las técnicas descritas antes pueden usarse de manera efectiva en una persona con una buena cantidad de vello corporal, para evitar jalar demasiado el cabello y lastimar al cliente.

Más galerías de fotos



Escrito por kathy gleason | Traducido por reyes valdes