Cómo dar el biberón durante las primeras semanas

La alimentación será una de las tareas más importantes que asumes para cuidar a tu recién nacido. Si decides alimentarlo con biberón, es importante que sigas las directrices provistas por tu pediatra para asegurarte de que lo alimentas correctamente. En las primeras semanas, un recién nacido no come mucho, pero las comidas se requieren a intervalos regulares de horario.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Biberones de bebé de 4 onzas
  • Tetinas para biberón de recién nacido
  • Fórmula maternizada
  • Un biberón caliente
  • Un paño para eructar

Instrucciones

  1. Compra biberones para bebés de 4 onzas y tetinas que estén diseñadas para el flujo de alimentación de un recién nacido. A medida que el bebé crece y se hace más grande, podrá aceptar un flujo más rápido, pero inicialmente necesita un flujo lento para evitar el exceso de gas. Compra la fórmula maternizada recomendada por tu pediatra.

  2. Lava todos los biberones y tetinas con agua caliente, jabonosa y enjuágalos para quitar todos los restos de jabón. Según el sitio web HealthChildren.org, un sitio web de la American Academy of Pediatrics, algunos expertos recomiendan hervir todas las partes por cinco minutos.

  3. Sigue las instrucciones del fabricante para la preparación y el almacenamiento de tu fórmula maternizada. Las medidas de agua para mezclar la fórmula en polvo o concentrada son muy importantes. Mide cuidadosamente. Después de mezclar la fórmula, guárdala en el refrigerador dentro de una hora y hasta 24 horas, según aconseja KidsHealth.

  4. Coloca 3 onzas de fórmula maternizada en un biberón para alimentar a tu recién nacido cuando él necesite comer. Un recién nacido deberá comer entre 2 y 3 onzas de fórmula maternizada cada tres a cuatro horas durante el día y la noche, afirma HealthyChildren.org. Colocar 1 onza más de lo que esperas que consuma tu bebé funciona bien, tal como sugiere la Palo Alto Medical Foundation.

  5. Calienta la fórmula maternizada con un biberón caliente hasta que esté a temperatura ambiente o ligeramente caliente. Nunca calientes un biberón en el microondas, ya que esto podría quemar a tu bebé.

  6. Sostén en tus brazos a tu bebé en una posición inclinada para alimentarlo. Ten cerca un paño para eructar para limpiar cualquier suciedad que haya en el rostro de tu bebé. Continúa alimentando a tu bebé hasta que deje de succionar, luego retira la tetina.

  7. Coloca a tu bebé en una posición recta (ya sea sobre tu hombro o sentado en tu falda) y golpea suavemente su espalda mientras te mueves hasta que eructe.

Más galerías de fotos



Escrito por kathryn hatter | Traducido por aldana avale