Danza y desarrollo social en los niños de preescolar

Las habilidades sociales, como la empatía y la capacidad de compartir, esperar su turno y cooperar con otros, son atributos importantes para el desarrollo de relaciones felices y exitosas y para el aprendizaje de por vida en todos los ámbitos. Las relaciones sociales afectan el desarrollo cognitivo y emocional de los niños, dijo Caron Seefeldt, autora de "Early Education: Three-, Four- and Five-Year-Olds Go to School" (Educación inicial: Niños de 3, 4 y 5 años que van a la escuela). Los niños pequeños normalmente responden con energía y entusiasmo a las sesiones de danza, música y movimiento. Los vínculos de cruce curricular que incorporan objetivos de desarrollo social en las actividades de danza planeadas alimentan la creatividad y habilidades físicas de los niños, a la vez que aumentan su conciencia sobre sí mismos y sobre otros.

A moverse

Los niños en edad preescolar aprenden fácilmente con actividades divertidas que apoyen el aprendizaje práctico o el movimiento físico. Las sesiones de danza requieren concentración mental y una participación activa. Las actividades de danza y movimiento ayudan a los niños a ser más conscientes de sus cuerpos y a desarrollar habilidades de motricidad gruesa, coordinación y control. Una mayor conciencia de sí mismo y el desarrollo de habilidades físicas aumentan la confianza y la autoestima. Estos atributos son "crucialmente importantes para su éxito futuro en la escuela y en la vida", afirma Susan Jindrich, del Global Development Research Center (Centro de Investigación de Desarrollo Global). Los niños que tienen confianza en sí mismos participan plenamente en las actividades de su salón de clases, aprenden a resolver conflictos con palabras y aceptan que cometer errores es parte del proceso de aprendizaje, dice Jindrich.

Encuentra un espacio

Las habilidades de conciencia del espacio son esenciales para los encuentros sociales exitosos. Los niños de preescolar generalmente son egocéntricos y tienden a invadir el espacio de otros sin respetar detalles sociales. La falta de conciencia espacial puede causar conflictos sociales cuando los niños empiezan a jugar juntos en espacios relativamente confinados, como los salones de clase. Por ejemplo, un niño que no está consciente de su espacio puede golpear sin querer a otros niños al moverse dentro de un salón de clase o de juegos y puede experimentar aislamiento social cuando, en consecuencia, otros niños eviten acercarse a él. Las actividades de danza ayudan a los niños a desarrollar habilidades de conciencia espacial. Por ejemplo, los practicantes pueden empezar con actividades de movimiento con la instrucción de que los niños encuentren un espacio disponible en el salón al extender sus brazos a los lados para asegurar que nadie toque a nadie.

Cópiame

Los juegos que combinan música y movimientos, como los juegos donde se copian posturas y gestos del líder de la sesión o de los demás compañeros, desarrollan las habilidades de conciencia social y espacial y el reconocimiento de detalles del lenguaje corporal. Los niños empiezan a adquirir confianza social al organizarse por turnos para guiar a otros. Los niños se convierten en líderes que responden al sonido de la música y crean movimientos espontáneos con objetos de apoyo, como los pañuelos. Los practicantes de danza también pueden desarrollar habilidades para copiar el lenguaje corporal y las expresiones faciales que sugieren emociones, como timidez, tristeza y alegría, para ayudar a los niños a desarrollar empatía hacia los demás.

Etapas de juego

Los juegos de los niños normalmente se desarrollan por etapas: "Primero juegan solos, luego juegan cerca de otros, pero no con ellos; juegan con otros, pero sin compartir; después juegan y comparten y finalmente juegan con un objetivo y participan en juegos organizados, señaló Jindrich. Los juegos con música y movimientos y las actividades de danza apoyan el avance a través de estas etapas al hacer que los niños aprendan habilidades sociales, como esperar su turno y cooperar con otros. Las danzas en círculo y los juegos con movimientos ayudan a los niños a aprender a cooperar y compartir. Por ejemplo, las rondas infantiles donde los niños cooperan y eligen a otros para compartir el espacio dentro de un círculo de niños que caminan alrededor en la misma dirección tomados de las manos.

Más galerías de fotos



Escrito por julie vickers | Traducido por carmen maria garcia