Daños en el cuero cabelludo y el cabello por los alisantes

Los alisantes para el cabello contienen químicos tan potentes que tanto tú y tu estilista deben usar guantes para aplicarlo. Aunque estos productos cambian la estructura del cabello rizado o con ondas para hacerlo más manejable, también pueden dañar severamente el cuero cabelludo y el cabello, según lo afirma Pamela Ferrell, autora de “Let’s Talk Hair". En algunos casos, este daño puede ser permanente y causar caída del cabello.

Historia

En 1910, Garrett Augustus Morgan, hijo de ex esclavos e inventor del semáforo, descubrió accidentalmente lo que se conocería como alisantes para el cabello. Un día, durante su búsqueda de un líquido lubricante para las agujas de las máquinas de coser, Morgan limpió sus manos en un trapo de lana, según el sitio web Skin Biology. Cuando volvió al día siguiente, las fibras del trapo estaban alisadas. Morgan identificó el químico que enderezó las fibras y comenzó a comercializarlas como "crema par refinar el cabello".

Ingredientes

Los alisantes para el cabello contienen varios químicos corrosivos que descomponen la estructura del cabello y pueden dañar el cuero cabelludo. Con un pH de 12, comparten la misma alcalinidad que los productos de limpieza como el amoniaco. En contraste, la alcalinidad de la piel y el cabello es de un pH 5. El ingrediente más potente encontrado en los alisantes para el cabello es el hidróxido de sodio o soda cáustica, que también se encuentra en los limpiadores líquidos de cañerías y diluyentes de pintura. Incluso los productos comercializados como "sin lejía" contienen ingredientes perjudiciales como hidróxido de calcio o carbonato de guanidina, que encuentras en las marcas "orgánicas". El hidróxido de calcio se usa para limpiar aguas y aguas servidas y el carbonato de guanidina es un ingrediente en los productos para depilar.

Efectos

Según la Dominican University of California, el hidróxido de sodio puede causar quemaduras por químicos, daño permanente y cicatrices en el tejido humano sin protección. Junto con otros químicos encontrados en los alisantes, el hidróxido de sodio puede hacer que el cuero cabelludo pique, se ponga rojo y escamado y cause dermatitis, según lo afirma Ferrell. También secan tu cabello y lo ponen quebradizo, lo que aumenta el daño y la caída del mismo.

Aplicación

Los efectos secundarios de los alisantes para el cabello a menudo son peores debido a la aplicación incorrecta, según lo explica la Food and Drug Administration. Para minimizar el daño en el cuero cabelludo y el cabello, nunca deberías dejar el alisante más tiempo del recomendado. Lee las etiquetas para la correcta aplicación del producto. Además, haz reaplicaciones o "retoques" cada seis a ocho semanas, dependiendo de lo rápido que crezca tu cabello. Durante el retoque, aplica alisante solo en el crecimiento nuevo, no en el cabello previamente alisado.

Protección

Otras formas de minimizar el daño incluyen la aplicación de un gel protector, como vaselina, al cuero cabelludo antes del alisado, y un tratamiento pre-alisado para el cabello previamente tratado. No laves tu cabello por al menos una semana antes de aplicar el alisante.

Más galerías de fotos



Escrito por kay uzoma | Traducido por maria eugenia gonzalez