Daño en los nervios por andar en bicicleta

El daño en los nervios por andar en bicicleta produce algo más que un viaje doloroso. Puede conducir a problemas físicos graves. Es importante entender lo que causa daño a los nervios durante el paseo y la forma de abordar el problema. El daño a los nervios que resulta de montar en bicicleta suele ser temporal. Tu médico probablemente te aconsejará que dejes de andar en bicicleta hasta que los síntomas hayan desaparecido. Un estudio realizado por médicos en Noruega publicados en la edición del "Acta Neurologica Scandinavica" en abril de 1997 encontró que los síntomas pueden durar de una semana a ocho meses. Algunas modificaciones simples a tu bicicleta puede ser todo lo que necesitas para resolver el problema y evitar daños mayores.

El perineo

El perineo está directamente relacionado con problemas potenciales cuando andas en bicicleta. Es la zona comprendida entre las tuberosidades isquiáticas, los huesos para sentarse que hacen contacto con el asiento. En los hombres, se encuentra entre los testículos y el recto. En las mujeres, se encuentra entre la vagina y el recto. El perineo es la unión de los principales nervios y arterias. Estos nervios y arterias controlan la mitad inferior de tu cuerpo, incluyendo la función sexual y la micción.

El problema

Al poner todo tu peso sobre un asiento fino en una bicicleta, es probable que estés poniendo demasiada presión sobre el perineo. Como resultado de ello, comprimes los nervios de la zona perineal, principalmente del nervio pudendo. Esto puede causar entumecimiento genital, incontinencia, problemas de próstata y disfunción sexual. De hecho, un estudio en la edición de julio de 2010 de "The Journal of Sexual Medicine" encontró una asociación entre el ciclismo y la disfunción sexual tanto para los ciclistas masculinos como femeninos. Los investigadores, sin embargo, no demostraron una clara relación causa-efecto.

Nervio ciático

El nervio ciático comienza en la columna y baja por la parte posterior de cada pierna. Controla los músculos de la parte posterior de las rodillas y las pantorrillas. Andar sobre un asiento de bicicleta que ejerce presión sobre el nervio ciático puede dejar la espalda y una o ambas piernas entumecidas o con dolor. Probar diferentes tipos de asiento puede ayudarte a encontrar uno que sea cómodo y que se adapte a tu nervio ciático.

La solución

Cambia el asiento de tu bicicleta para aliviar la presión sobre el perineo mientras la conduces. Un estudio publicado en la edición de septiembre de 2005 del "The Journal of Sexual Medicine" recomienda el uso de un asiento especial para aliviar la presión, que tenga una forma sin nariz o redondeada con un relleno de gel. Las sillas con alivio de presión también vienen de otras formas, tales como medias lunas y dos almohadillas separadas, una para que cada hueso. Inclina la silla un poco hacia adelante para aumentar la descarga de presión. También, asegúrate de que tu silla esté a la altura adecuada. Te debe permitir doblar la pierna un poco en la parte inferior del pedal.

Nervios de la parte superior del cuerpo

Aunque la mayoría de las preocupaciones sobre los nervios y los músculos relacionados con el ciclismo tienen que ver con las piernas, puedes sufrir molestias debido a la tensión en los nervios de la parte superior del cuerpo, también. Por lo general, estos problemas están relacionados con una mala posición o postura mientras conduces. Por ejemplo, debes mantener la espalda arqueada mientras conduces, y no dejes que se caiga entre las caderas y el cuello. Los nervios de la muñeca también pueden sentir presión cuando no están en su posición óptima. Las muñecas deben estar alineadas con los antebrazos en la medida de lo posible. Según el periodista y ciclista veterano Sheldon Brown, si las muñecas se doblan hacia arriba mientras sostienes la manija, te arriesga a pellizcar los nervios de las muñecas, dejando las manos entumecidas e incómodas.

Más galerías de fotos



Escrito por james roland | Traducido por priscila caminer