Daño del nervio cubital por andar en bicicleta

Los ciclistas ávidos pueden dañarse el nervio cubital con frecuencia. Suele conocerse como parálisis del manubrio y es consecuencia de la inflamación del nervio cubital. Este nervio puede irritarse a la altura del codo o de la muñeca y, por lo general, se debe a la vibración y el impacto absorbido por los brazos durante la marcha. Esta condición ocurre más comúnmente entre aquellos que andan en bicicleta por las montañas o zonas todoterreno. El descanso y ciertas modificaciones a la bicicleta pueden ayudar a resolver y prevenir la parálisis del manubrio.

Anatomía

El nervio cubital suministra a la palma lateral, la piel de dos terceras partes laterales de la mano y los músculos flexores del antebrazo anterior. Cuando se ve afectado el nervio cubital, se modifica la sensibilidad del dedo anular y meñique. Este nervio puede ser restringido en la muñeca o en el codo.

Signos y síntomas

Los signos y síntomas varían cuando la parálisis del manubrio afecta al nervio cubital. Al principio de la irritación, la inflamación del nervio puede sentirse como un hormigueo o entumecimiento. A medida que el daño en el nervio cubital continúa, puede sentirse dolor, debilidad y una disminución en la fuerza de agarre.

Tratamiento

Descansar y colocarte hielo es el primer paso del tratamiento para el daño del nervio cubital. Tal vez tengas que descansar, además de colocarte hielo regularmente, durante dos a cuatro semanas. También es posible que te recomienden el uso de tablillas para evitar que continúe la irritación del nervio. Un suplemento de complejo de vitamina B puede ayudar a curar el daño al nervio más rápido. Tu médico puede prescribirte antiinflamatorios no esteroideos y esteroides. Si la condición persiste y no es tratada, la cirugía puede disminuir la presión sobre el nervio, como último recurso.

Prevención

Para evitar más irritación en el nervio cubital, los guantes con almohadillas te permitirán seguir andando en bicicleta sin perjudicar al nervio. Cambiar la posición del manubrio y el asiento también puede ayudar a evitar el daño del nervio cubital. Si el manubrio está muy bajo o el marco de la bicicleta es muy grande, tendrás que estirarte para llegar al manubrio. Además, si el asiento está inclinado hacia adelante, esto le agrega más peso y presión a tus muñecas y antebrazos.

Más galerías de fotos



Escrito por dr. johnson chiro | Traducido por mariano salgueiro