¿Puede ser dañino para el feto que no comas bien?

La buena nutrición durante el embarazo puede mejorar mucho la salud de tu bebé. Una dieta baja en nutrientes o a la que le faltan incluso ciertos nutrientes clave, puede comprometer la salud de tu hijo. Necesitas enfocarte en obtener suficientes calorías, pero no demasiadas, y bastantes vitaminas y minerales. También necesitas evitar ciertos alimentos, como el sushi y el alcohol, para prevenir complicaciones para tu hijo.

Conteo de calorías

Necesitas más calorías por día mientras estás embarazada para mantener el crecimiento de tu bebé. La mayoría de las mujeres necesitan 300 calorías adicionales por día durante el segundo y tercer trimestres para poder ganar las 25 a 35 libras recomendadas durante el embarazo. Si no ganas suficiente peso, las probabilidades de un parto prematuro pueden incrementarse, lo que provocará problemas pulmonares y cardíacos a tu bebé, de acuerdo con la American Pregnancy Association. Consumir calorías en exceso y ganar demasiado peso puede poner en riesgo de diabetes gestacional, hipertensión y alto peso en el recién nacido. También pueden incrementar tus probabilidades de necesitar una aspiradora o fórceps o incluso una cesárea para dar a luz, todos los cuales tienen efectos colaterales potenciales para tu hijo.

Necesidades proteínicas

Tus necesidades proteínicas se incrementan con el embarazo también. La mayoría de las mujeres embarazadas necesita entre 75 y 100 g de proteína por día. Los aminoácidos en las proteínas son esenciales para el crecimiento fetal y el desarrollo del cerebro. También son necesarios para mantener el incremento en el suministro de sangre, lo que ayuda a nutrir a tu pequeño.

Vitaminas necesarias

Tu bebé en crecimiento necesita que tú tengas las cantidades adecuadas de vitamina B, ácido fólico y vitaminas A, C y D para promover la buena salud. La falta de ácido fólico en tu dieta puede provocar ciertos defectos congénitos en el tubo neural, como espina bífida. La vitamina A juega un papel importante en la diferenciación celular, y una deficiencia en tu dieta podría provocar malformaciones en los pulmones de tu pequeño, su tracto urinario o su corazón. La deficiencia de vitamina D en tu dieta puede provocar un pobre desarrollo óseo fetal. Una ingesta adecuada de vitamina C ayuda a la formación adecuada de huesos y dientes, al igual que a la sanación de las heridas.

Minerales clave

También necesitas enfocarte en obtener suficientes minerales, como el calcio y el hierro, durante el embarazo para evitarle problemas a tu bebé. El calcio juega un papel importante en la regulación del equilibrio de líquidos en tu cuerpo. También es esencial para huesos saludables y brotes de dientes en tu bebé. Si tu dieta no contiene hierro, podrías desarrollar anemia por deficiencia de hierro. De acuerdo con el texto "Nutrition Through the Life Cycle", la anemia te pone en riesgo de tener un bebé de bajo peso y un parto prematuro. El hierro ayuda a transportar oxígeno a través de tu sangre hacia el bebé y la falta de este mineral también podría provocar una menor inteligencia y un mayor riesgo de infección.

Alimentos para evitar

Además de obtener suficiente de ciertos nutrientes, necesitas evitar ciertos alimentos que poseen un riesgo potencial para tu hijo. Beber alcohol durante el embarazo puede provocar síndrome alcohólico fetal, una condición que puede provocar retraso mental, mala coordinación, tiempo de atención reducido, problemas de comportamiento y características faciales distorsionadas. Debes evitar ciertos pescados, como el pez espada, caballa y blanquillo, para evitar que tu hijo tenga demasiado mercurio. El pescado crudo, como el sushi, y la carne y huevos crudos pueden poseer el riesgo de una infección bacteriana o por parásitos. La cafeína de alimentos como el café, el té y las gaseosas cruza la placenta hasta tu hijo, y una ingesta alta podría provocar un aborto al principio del embarazo.

Más galerías de fotos



Escrito por erica kannall | Traducido por laura de alba